Ir al contenido principal

¿Quién soy?

¡Hola! Mi nombre es Francisco Javier Estrada Martínez. Creé este blog para compartir con todos vosotros mis pequeñas creaciones. Desde pequeño, siempre me ha gustado inventarme historias. Da igual si eran para un juego, una redacción en clase o por puro entretenimiento.

Mi primer relato lo escribí a los 7 años. Nada importante, un par de páginas sobre un gran volcán que iba a erupcionar. A partir de ahí, he ido escribiendo algo cada tanto. Conseguí algunos premios en certámenes menores, del colegio y cosas así. Aunque siempre he querido escribir una novela, hay que reconocer que no es nada fácil.

En 2011 me animé a autoeditar mi primera novela, Ángel de la muerte. La experiencia fue fantástica. ¡Tener un libro escrito por mí en las manos era una pasada! Aunque reconozco que este no es el mejor método. Las primeras impresiones pueden ser fabulosas, pero a la larga te queda un regusto amargo. Tomaste el atajo y llegaste a la meta, pero sin haber recorrido el camino de verdad. Es algo así como hacer el Camino de Santiago en coche. La obra no goza de todo el potencial que podría y ya no se le puede hacer demasiado.

En 2017 decidí apuntarme al curso de escritura narrativa de La Posada de Hojalata, dirigido por David Vicente. Creo que fue una gran decisión. ME permitió descubrir qué era lo que hacía mal, por qué es necesario un editor, nuevas técnicas que mejoraban en mucho a lo que traía de casa... ¡Incluso publicamos una antología entre todos los compañeros! El peso del silencio, muy recomendable como lectura ligera, pero intensa.

Actualmente, mantengo la escritura como afición, junto con el ajedrez y los juegos de rol. Intento conjugar el tiempo del que dispongo entre todo y espero que pronto pueda dar a luz nuevas historias para que todos las disfrutéis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado