Ir al contenido principal

¡El barco directo al iceberg! ¡Nueva LPI en desarrollo!

Hoy despertaba con una noticia que me dejaba el cuerpo bastante frío. Nuestro querido ministro José Ignacio Wert (que yo sigo defendiendo que se pronuncia “Güert” y no “Vert”) está preparando una nueva Ley de Propiedad Intelectual (LPI) con la intención de hacer ilícita toda copia o compartición de libros electrónicos, pero que podría extenderse también a otros formatos, como vídeo y audio.

Os dejo aquí el enlace a la noticia, donde se comentan las consecuencias de su aplicación. Recomiendo su lectura para proseguir esta entrada.

Como comentan en el artículo, todo seguirá igual; la gente continuará descargando libros, música y películas a pesar de que se considere un delito y no forme parte del derecho a copia privada. Algo tan cotidiano como prestarle a un amigo cualquiera de estas cosas será también ilícito. ¿Cómo van a controlar todo esto? ¿Poniendo un policía en cada casa? Con la cantidad de recortes que hacen, lo dudo. Así que, sí, seguirá todo igual; bueno, no.

Aquí los grandes perjudicados seremos los autores, que dejaremos de percibir una compensación por la copia privada al pasar a considerarse un acto criminal y punible. La piratería seguirá existiendo, pero no habrá retribuciones a los creadores por ella. Esto no hace más que dañar el sector y, evidentemente, a la generación de obras. En resumen, no se ataja el problema existente y se cargan los perjuicios sobre los artistas. Una nueva y bonita fórmula de ahorrar dinero por parte del gobierno, que le permite cumplir su promesa de eliminar el canon digital.

¿Cuál es la alternativa? Dejar de resistirse a los tiempos modernos e insistir en un modelo de negocio anacrónico. Dicen que quien consigue la victoria es quien sabe ver las cosas antes de que ocurran, pero la industria sigue empeñada en vendarse los ojos y hacer caso omiso. Sólo quien se adelanta a los acontecimientos es capaz de prepararse. A título personal, he tomado nota. Pronto veréis los resultados, espero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado