Ir al contenido principal

¿Cómo disfrutar de tus libros electrónicos en tu Android y en cualquier sitio?

¡Hola, amigos! ¿Qué tal?

Puede que algunos de vosotros os hayáis encontrado con esta situación: acabáis de descargar un libro electrónico en formato epub (como Ángel de la muerte, por ejemplo), estándar abierto para las publicaciones electrónicas y para la distribución de contenidos en Google Play Books. Cargáis el archivo en vuestro teléfono o tablet Android y no aparece en la biblioteca; buscáis a través del navegador de archivos y, cuando lo encontráis, intentáis abrirlo pero el terminal os informa de que no hay ninguna aplicación disponible para hacerlo, aún teniendo instalada Play Books. ¡Vaya gracia!

Siempre podéis descargar alguna aplicación para llevar a cabo esta tarea, pero teniendo la oficial de Google, ¿por qué recurrir a terceros? Sí, como podéis imaginar, no es imposible conseguir que Play Books reconozca nuestro libro o documento, y aquí voy a explicaros paso a paso cuál es el proceso para conseguirlo. Es bastante sencillo, pero quizás muchos no lo conozcáis. ¿Listos para empezar?

Lo primero que tengo que decir es que me ha sorprendido gratamente el sistema que Google ha implementado para llevar a cabo estos menesteres. Utiliza el almacenamiento en la nube para tener disponible en cualquier dispositivo que utilicemos nuestro libro, totalmente sincronizado. De esta manera, podemos seguir disfrutando de nuestra lectura en cualquier sitio, quedando registrados todos nuestros marcadores y la localización por la que nos quedamos leyendo la última vez, fuera cual fuera el medio (pc, móvil, tablet, …). Teniendo en cuenta estas ventajas, me parece lógico que Google obligue a utilizar este sistema, que no es para nada complejo.

Para nuestro ejemplo, cargaremos en Play Books el libro de Ángel de la muerte, siempre usando la versión epub, aunque el proceso también es válido para pdf. Así que, el primer paso que debemos seguir es descargar el archivo, disponible en esta entrada del blog.

Para subir el archivo a Play Books, debéis entrar aquí. Podéis ver que aparece un botón para subir archivos. Éste nos permite cargar libros que ya tengamos en Google Drive, el servicio de almacenamiento en la nube, o subirlos directamente desde nuestro equipo. Como lo hemos descargado, usaremos esta segunda opción. Elegimos el archivo y esperamos a que el proceso concluya.

Una vez haya terminado, podemos volver a “Mis libros” y comprobaremos que se ha añadido Ángel de la muerte. Ahora podemos abrirlo a través de la página web, haciendo clik sobre él, o bien desde cualquier dispositivo con la aplicación de Play Books. Comprobaréis que os llega una notificación de que el libro ha sido añadido a la biblioteca y podréis disfrutar a partir de entonces de él.

Si leéis en un sitio y luego lo abrís en el otro, comprobaréis que se os notifica que dicho libro ya estaba siendo leído, y os preguntará si queréis saltar al punto por donde os quedasteis o ignorarlo. Como comentario, decir que el sistema es perfectamente accesible desde la web y parcialmente desde la aplicación de Play Books (lee el libro, pero podría mejorarse). Al menos así lo he comprobado con el navegador Mozilla Firefox.

¡Con este sistema podéis subir hasta 1000 libros! Por supuesto, debéis comprobar que tenéis los derechos para hacerlo. Desde este blog obviamos el hecho de que la piratería no es cosa buena, pero está bien recordarlo de vez en cuando. Como sabéis, desde hace poco, mis obras están bajo licencia Creative Commons, ¡de modo que podéis disfrutar de ellas sin ningún problema!

Pues nada más que decir, ¡eso es todo! Espero que os haya sido útil y disfrutéis de esta nueva manera de leer. Como siempre, podéis dejar vuestros comentarios para expresar vuestras dudas o cualquier otra cosa. ¡Hasta la próxima!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos