Ir al contenido principal

¿Por qué el libro electrónico debería ser el formato primario?

¡hola, queridos lectores!

Hoy os traigo un artículo en el que expongo mi opinión sobre el mercado de libros, centrándome sobre todo en aquellos en formato electrónico. Quiero destacar que es sólo mi punto de vista y en absoluto se trata de un credo canónico o algo similar. Trataré de explicar por qué pienso que los libros electrónicos deberían ser el formato primario y no el secundario, como ocurre en estos momentos. Pues nada más, espero que os resulte interesante y, como siempre, podéis dejar vuestras impresiones, ya sea para apoyar mis ideas o para discrepar de ellas.

En primer lugar, me centraré en las ventajas a nivel económico y comercial que tiene el libro electrónico frente al tradicional en papel. Como es obvio, al no necesitar un soporte físico, sólo un lector electrónico, el coste de impresión es nulo. Esto quiere decir que lo que pudieran valer las hojas, las tapas, la tinta, etc… no supone nada en absoluto. Esto se puede traducir en una rebaja sensible del precio para el consumidor.

Es más, al no necesitar una inversión tan fuerte, ya cargue la editorial o el autor con los costes de la publicación, no supone un riesgo tan grande. El rechazo de obras por pensar que no tendrán tirón comercial se debería reducir, con lo que podrían proliferar nuevos autores que, de otra forma, permanecerían en el anonimato. Incluso se puede optar por la autoedición digital, como estoy haciendo yo con mi nuevo modelo de negocio, ya que hay herramientas para que uno mismo pueda generar sus propios libros electrónicos sin mucho esfuerzo.

Otro punto a favor que tiene el formato electrónico es el de la distribución: cualquiera puede descargar el libhro desde cualquier parte del mundo. Esto ahorra una parte muy importante de la tarta que se llevan los intermediarios, que por mi experiencia, puede acercarse incluso al 50% del total. Más ingresos para el autor, que debería ser el principal beneficiario, y menos coste para los lectores, ya que ese porcentaje repercute sin duda en el precio de venta al público.

Hay que tener en cuenta también el factor accesibilidad. Con el formato tradicional, es necesario convertir el contenido a audiolibro o pasarlo a braille. Esto suele ser algo engorroso, pues un audiolibro puede ocupar bastante memoria en un medio de almacenamiento y no sé si habéis visto alguna vez un libro en braille, pero el grosor de las láminas hace que el espesor del tomo se dispare y haya que particionarlos en varios volúmenes. En cambio, con un libro en formato electrónico, podemos tener el contenido en unos pocos MB, dependiendo de la cantidad de imágenes que contenga; no necesitamos convertirlo, pues sólo requerimos de un lector accesible que lo reproduzca con ayuda de las tecnologías de apoyo; facilita la accesibilidad también a personas con movilidad reducida, ya que, a mi modo de ver, es más sencillo apretar un botón que pasar una página para estas personas. En fin, que, salvo la necesidad de describir imágenes y figuras (que no suelen aparecer en novelas), podríamos decir que la accesibilidad viene de serie.

¿Dónde queda entonces el placer de disfrutar de un libro impreso? ¿Aspirar el aroma de las hojas nuevas? ¿Sentir el tacto característico al pasar de página? Pues evidentemente, no todo el mundo tiene la necesidad de disponer de todos estos elementos, sobre todo si la diferencia de precio es bastante abultada. Es por eso que los libros en formato físico deberían pasar a ser la vía secundaria, a favor de los libros electrónicos, aunque no tengan por qué desaparecer.

Como última ventaja, algo anecdótica, destacar la diferencia de peso entre un libro consistente y pesado, con tapas duras y demás, y la ligereza que ofrece un e-reader tipo Kindle o similar (o incluso el teléfono móvil). Ya no veríamos los típicos problemas de espalda de los niños por cargar veinte kilos diarios en la mochila.

Pues nada, hasta aquí el artículo. Espero que os haya gustado y dejéis vuestras opiniones. ¡Hasta la próxima!

Comentarios

  1. Llamadme anticuada pero... Yo prefiero los libros en papel, siento que es algo mucho más... ¿íntimo?Por así decirlo. Creo que lo electrónico nos transmite una especie de frialdad, al menos a mí me la transmite. Me siento mucho mejor cuando puedo pasar las páginas de los libros con mis manos, sentir el tacto del papel... ¡y poder oler las páginas! Dios mío, ¡eso es algo que no cambiaría por nada del mundo! Una pantalla no desprende el olor de los libros -nuevos o viejos, los dos olores me encantan. Vale, quizás deberíamos cambiar los libros en papel por libros electrónicos... quizás a la larga hasta resultara más económico, pero me es mucho más cómodo un libro en papel. (No, en realidad creo que eso es más el capricho de una niña algo consentida a veces que no quiere que le cambien eso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una opinión respetable, Anaïs, pero ten en cuenta que aquí sólo he hablado de por qué debería ser el formato electrónico el principal, no que yo o cualquiera lo prefiera. Ése es otro debate. Me he limitado a enumerar las bondades que tienen y que lo hacen un método de distribución más accesible en todos los sentidos para todos. Sin duda, tus apreciaciones sobre las sensaciones de leer en papel son ciertas, pero cada uno le da a eso el valor que considera oportuno.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado