Ir al contenido principal

Lite Review: Los juegos del hambre

¡Hola, queridos lectores!

Hacía tiempo que no leía ningún libro, desde el verano concretamente. He estado más ocupado en otros asuntos y viendo series, de forma que no tenía material para hacer ninguna review. ¡Pero eso se ha acabado! Hoy os traigo la revisión de un libro que está muy de moda, principalmente por su adaptación cinematográfica. He de decir que no he visto la película. Me gusta más leer primero y luego ver, así que no entraré a compararlo con ella. ¡Que lo disfrutéis!

Título: Los juegos del hambre
Autor: Suzanne Collins
Valoración: Estrella Estrella Estrella

Hay veces que nos piden resumir algo con una palabra. En el caso de este libro, la primera que me viene a la mente es “previsible”. Desde el principio nos encontramos con situaciones complejas para la protagonista, Katniss, pero el pensamiento que se me viene una y otra vez a la mente es: “lo peor no le va a pasar a ella, pero sí a alguien muy cercano a ella”. Es una tónica que se repite una y otra vez.

La autora se extiende caracterizando a algunos de los personajes más importantes, con numerosos flashbacks y detallando mucho los pensamientos de la muchacha a través de la que narra. En ocasiones puede hacerse pesada la lectura, pues da vueltas una y otra vez en torno a las mismas ideas.

Del mismo modo que hay escenas en las que da todo lujo de detalles, hay muchas otras que las pasa por encima, a pesar de que tengan una cierta importancia. Da la sensación de que el estilo aventurero de la obra no casa bien con esos momentos, de modo que los aborda por encima, en especial al final del libro.

Muchos de los personajes del Capitolio que se presentan dan una sensación inhumana, pero no en el sentido de descarnados, sino que su comportamiento es equivalente al de un autómata. En mi opinión, ello es debido a que, de ser verdaderamente despiadados como se presentan en un principio, le hubiera costado mucho establecer interacciones entre ellos y los tributos de los distritos sumisos. El resultado fue éste, que no deja de ser un poco desconcertante. Se asemeja un poco al concepto de los romanos echando gente al circo para verlos morir entre vítores y aplausos, pero con un componente de amabilidad con las víctimas que descoloca ligeramente.

Quizás el mayor filón de la obra son sus numerosos dilemas morales y el discreto aire de rebeldía frente a la opresión. Refleja la desconfianza entre gente que debería estar unida contra un enemigo común, el ansia humana de sobrevivir por encima de casi todo, la facilidad con la que puede manipularse a la gente… y creo que sienta las bases para que, en los otros dos volúmenes de la trilogía, ocurra algo en este sentido, una revuelta contra los opresoes.

En definitiva, es un libro ameno de leer, aunque se haga un poco pesado en ciertas partes, pero la trama es bastante plana, sin sucesos inesperados. Por eso mi valoración es de 3 estrellas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado