Ir al contenido principal

Modelos de suscripción: ¿Viables o rentables?

¡Hola, queridos lectores!

Andaba revisando los blogs que leo todos los días cuando me he encontrado con un artículo en Genbeta que me ha interesado. Está relacionado con el modelo de negocio de suscripción en los libros, exponiendo sus bondades y mostrándolos como una alternativa de futuro. Y me he dicho, ¡no puedo dejar pasar esto sin daros mi opinión al respecto!

La idea es simple: un servicio online premium, con una cuota mensual (o anual, eso da igual) que te da acceso a un extenso catálogo obtenido gracias al acuerdo con las editoriales. Esto no deja de ser una especie de biblioteca virtual donde eres un socio más y puedes coger los libros prestados que quieras. La idea parece buena.

¿Puede ser rentable? Obviamente todo depende. Si nos basamos, por ejemplo, en iniciativas similares en el mundo de la música, como es el caso de Spotify y otros, aún están buscando la manera de ser empresas rentables. El motivo probablemente sea que al ofrecer material de forma gratuita, captan muchos usuarios, pero pocos son los que se suscriben como premium, aportando una suma en función del tiempo de disfrute del servicio. La publicidad, elemento fundamental en estos modelos, no parece ser suficiente para poder hacer frente a las compensaciones exigidas por las discográficas. Así que el asunto es bastante complejo desde el punto de vista de la rentabilidad económica del servicio.

Pero la viabilidad no depende sólo de la cantidad de dinero que puedan recaudar. En este negocio hay muchos actores, uno de ellos los propios autores. Basándonos en las experiencias musicales otra vez, parece que éstos son los menos beneficiados de todo el proceso, obteniendo regalías escasas, casi inexistentes. No recuerdo el dato exacto, pero creo que era del orden de unos 100 € por cada centenar de miles de reproducciones (si alguien puede aportarlo exactamente o me desvío mucho, que lo deje como comentario, por favor). Si los autores no ganan nada (o casi) con el negocio, poca viabilidad puede tener.

Además, al tratarse de un catálogo cerrado con las editoriales, es otra nueva barrera para aquellos autores que no encuentran en las mismas apoyo para publicar sus obras.

En definitiva, es un modelo de negocio más a tener en cuenta, pero no estoy de acuerdo con que sea la panacea, al menos del modo en que se ha desarrollado hasta ahora. Seguro que se puede hacer algo al respecto para mejorar sus puntos débiles, de modo que habrá que permanecer atentos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado