Ir al contenido principal

Un caramelo envenenado

¡Hola, queridos lectores! ¿Os apetece un caramelo?

Pues cuidado porque puede estar envenenado. ¡No! ¡Yo no acostumbro a asesinar sistemáticamente a mis seguidores! Al menos de momento... El motivo de este artículo es muy diferente. Tiene su fundamento en dos hechos recientes que tienen que ver con el registro de ciertas cosas por parte de empresas. Uno de ellos es el realizado por King, la empresa creadora de Candy Crush Saga, de la palabra "Candy"; el otro es la denegación a Orange, operador de telefonía español<, del uso exclusivo del color naranja. ¿Queréis saber más? ¡Pues seguid leyendo!

Es habitual en el mundo empresarial el registro de patentes para proteger los derechos comerciales sobre descubrimientos, invenciones, productos, etc.... En general, esto es positivo, ya que le da una exclusividad de uso a la compañía para explotar el fruto de su trabajo durante un cierto tiempo. Es un sistema ideado para fomentar la inversión mundialmente aceptado.

Sin embargo, algunas organizaciones, gracias a la permisividad de ciertas legislaciones, también registran bajo su nombre cosas cotidianas, como colores, palabras, términos comunes o disposiciones visuales. Algunos ejemplos podemos encontrarlos en el azul Tiffany, las denominaciones de tecnologías parecidas que acaban siendo lo mismo (como Intel turbo Boost y AMD Turbo Core) y el registro de la forma "rectangular con las esquinas uniformemente redondeadas" del IPhone. Se supone que esta práctica favorece la diferenciación ante los usuarios, lo que beneficia a la empresa. Pero, ¿hasta qué punto es legítimo esto?

En el caso de los colores tenemos a Tiffany & Co., que mantiene registrado un azul específico. Esto quiere decir que ninguna otra firma de joyería puede utilizar ese mismo tono en su imagen. Esto conduce en ocasiones a impedir el uso del propio color azul en general, o al menos los tonos más similares. La contrapartida podemos encontrarla en España, donde recientemente se ha denegado la posibilidad a Orange de registrar el naranja como color exclusivo, litigando con Jazztel por ello. La conclusión que podemos extraer es que, dependiendo del país, la legislación difiere considerablemente en este sentido.

Más recientemente aún, la compañía King ha registrado la palabra "candy", a cuento de su popular videojuego Candy Crush Saga. Esto en la práctica implica que ningún otro desarrollador podrá utilizar dicha palabra dentro de sus creaciones como algo distintivo.

¿Dónde está el límite? Personalmente, creo que ningún elemento de dominio público debería poder ser registrado, ni colores, ni palabras que vienen en el diccionario, ni nombres de notables, estrellas, planetas ni nada por el estilo. Con ello estamos permitiendo que una compañía privada se apropie de parte del patrimonio cultural de la humanidad, algo que no debería ocurrir en ningún caso. Porque, ¿alguien piensa que algún teléfono móvil no puede encajar en la descripción de "rectangular con esquinas uniformemente redondeadas"?/p>

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado