Ir al contenido principal

La nueva Ley de Propiedad Intelectual es peor de lo que pensaba

Hola, queridos lectores.

El otro día os comentaba lo horrenda que me parece el proyecto de la nueva Ley de Propiedad Intelectual (LPI) que el gobierno ha puesto en marcha. En muchos puntos, resultaba utópica o irrealizable, cuando no se limitaba a cargar contra los dueños de los sitios web, aunque ellos no sean los infractores de la norma. Pero aún podía ser peor...

¿No quieres cobrar? Tranquilo, nosotros nos quedamos tu parte

Como leéis. Uno de los puntos más polémicos de la nueva LPI se refiere a la tasa que los agregadores de noticias deben pagar a los medios como compensación por utilizar su trabajo. En este aspecto, ya dije que la inclusión de sitios en estos servicios me parecía más beneficioso que perjudicial para ellos, pues incrementan el tráfico de las webs, además de contribuir a la difusión de la información, un pilar fundamental de la sociedad, especialmente en el campo de la ciencia.

sin embargo, no conocía este dato: los blogs también se incluirán dentro de estos medios a los que los agregadores deben compensar económicamente, ya que se trata de publicaciones periódicas (aunque algunos publiquemos sólo cuando tenemos algo interesante que contar). Y es aquí donde creo que reside la mayor estafa que he visto en los últimos tiempos, auspiciada por el mismísimo gobierno por añadidura.

¿Qué pasa si, como es mi caso, no deseo cobrar dicha tasa por dejar que agreguen mis contenidos? Esto me resultaría rentable, ya que incrementaría mi tráfico, con la consiguiente oportunidad de difusión y cobro por la publicidad. Pues muy sencillo: es obligatorio que lo cobres.

¡Ah, genial! Bueno, entonces Google, por ejemplo, ¿contactará conmigo para negociar los términos del acuerdo? Nada más lejos de la realidad. Una entidad de gestión de derechos, en este caso CEDRO, se ocupará de recaudarlo por mí. ¿Y qué pasa si no soy socio de dicha organización ni quiero serlo? Entonces, el dinero que debería ir a tu cartera (según estime oportuno dicha entidad, claro) irá a parar a la de otro. Así de simple; aunque tus contenidos estén bajo una licencia de cultura libre.

En definitiva, si este proycto de LPI me gustaba poco, ya no me gusta nada. Para satisfacer las ansias de recaudar de unos pocos grandes del sector que no son capaces de ver más allá de sus propias narices, de darse cuenta que los agregadores de noticias redundan en su propio beneficio, cohartan la libertad de todos los ciudadanos de no cobrar a estos servicios por incluir su material en sus resultados. Como autor y como persona, he visto pocas cosas más indignantes. No te recortan un servicio por el que estás pagando, como puede ser la sanidad o la educación; te retiran el derecho a regalar algo.

por mi parte, cuando publiqué Ángel de la muerte, desde la editorial me aconsejaron que me afiliara a CEDRO como medio para obtener una compensación económica por la posible piratería de mis obras. No soy un ingenuo; sé perfectamente que hay gente que se descarga los libros sin pagar; de hecho, creo que la mayoría de quienes leéis esto (y yo mismo) ha vulnerado alguna vez, en mayor o menor medida, la propiedad intelectual de alguien. Aún así, confío en que los lectores valoren mi trabajo y opten por pagar un precio razonable a cambio de poder disfrutar de mis creaciones. Otras las dejo gratis (cosa que parece no caber en la mente de los gobernantes), pues me parece una vía tan buena como cualquier otra para fomentar la lectura en general y la de mis obras en particular. Por eso, no tengo ninguna intención de ceder a esta maniobra, que sólo puedo calificar de estafa. Espero que la ley no salga adelante, o si lo hace, que sea con muchas modificaciones. En cualquier caso, si al final se salen con la suya los gigantes de la prensa y la ignorancia de los políticos, podré decir con la cabeza bien alta que no soy un cómplice de su legislación descabellada.

como dijo el Doctor en su 50 aniversario, es mejor fracasar habiendo intentado hacer las cosas bien, que triunfar sabiendo que lo has hecho mal. ¡Qué razón tiene! Como siempre, podéis comentar lo que os parezca. ¡Hasta la próxima!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.