Ir al contenido principal

Nueva Ley de Propiedad Intelectual; nueva chapuza

¡Hola, queridos lectores!

Como habréis podido leer en los periódicos, las redes, o ver en la televisión, el gobierno de España prepara una nueva Ley de Propiedad Intelectual (LPI en adelante). Con ello pretende atajar varios problemas de la industria, entre ellos la piratería. Desgraciadamente, a falta de conocer los detalles, pues las explicaciones han sido vagas y abstractas, me temo que será una chapuza más de las que nos tienen acostumbrados en este ámbito. ¿Por qué? Seguid leyendo y os daré mis motivos para pensar así.

Los agregadores son unos chupasangres para la prensa...

Sí, supongo que lo primero que hay que explicar es qué es un agregador de noticias. Pues bien, normalmente se trata de sitios web que, sin producir contenido propio, permiten encontrar noticias a partir de otras fuentes, generalmente páginas de terceros relacionadas con el mundo de la prensa. El ejemplo más conocido es Google News o Google Noticias, aunque hay muchos otros servicios similares.

¿Cuál es el problema con estos servicios? Pues que el conjunto de los editores de prensa cree que es perjudicial para su negocio, ya que se aprovecha de sus recursos para sacar beneficios. La nueva LPI prevee que los agregadores puedan incluir "fragmentos poco significativos de sitios de terceros" con el consentimiento de éstos y a cambio de una remuneración económica que se encargaría de recaudar alguna entidad de gestión de derechos (SGAE, CEDRO, etc...).

La cuestión es: ¿son realmente nocivos los agregadores de noticias para la prensa? Yo pienso que no. Si tenemos en cuenta lo que suele aparecer cuando entras en Google News, por ejemplo, vemos que aparece el titular de la noticia, la fuente y un breve fragmento de la noticia. También aparecen fuentes alternativas que tratan el mismo asunto. Así que, básicamente, ya cumplen con el ambiguo requisito de "fragmentos poco significativos", al menos en cuanto al tamaño; porque si se refieren a la importancia del contenido, ¿quién iba a consultar un agregador si no responde a las famosas 6 preguntas del periodismo (qué, quién, dónde, cuándo, por qué y cómo)? Desde luego, yo no. Este asunto es más relevante si tenemos en cuenta que, al final, si uno quiere consultar la noticia completa, ha de seguir el enlace que le facilita el agregador.

Tiene aún menos sentido si en lugar de consultar las noticias generales, hacemos una búsqueda concreta. Aquí nos aparecen los resultados de distintas fuentes para el asunto que nos atañe. No cabe en la cabeza de nadie que hubiera que visitar página por página para encontrar algo que nos interesa, al menos en el siglo XXI (los que aún vivan en la prehistoria, es su problema). Además, con este método hay páginas que normalmente no visitarías, pero que al contener la información que buscas, lo haces.

¿Es perjudicial entonces para la prensa? Pues según para quién. Si preguntamos a los directores o dueños de periódicos de tirada nacional, nos dirán que con ello pierden visitas (innecesarias para el usuario por otra parte); si le preguntamos al editor del diario de nuestro pueblo, quizás nos diga que gracias a ello reciben visitas de otros continentes incluso. Para mí, los agregadores son una herramienta que facilita las cosas a los usuarios y no perjudican en absoluto a la prensa; si reciben pocas visitas, que mejoren su contenido.

Eres un pirata porque estás rodeado de ellos

Otro punto de la reforma de la LPI es la consideración de las "páginas de enlaces" como infractoras. Y cuidado, porque esto no sólo es referente a The pirate bay y similares; también afectará a las páginas que enlacen a dichas páginas (acabo de poner un enlace... ¡socorro, vienen a por mí! xD).

Esto puede suponer que foros enormes, con miles de usuarios y donde se cuelgan contenidos prácticamente cada segundo, sean considerados infractores de la LPI por causa de alguno de sus usuarios. Es decir, se responsabiliza al servicio de cómo lo utilicen sus usuarios. Es cierto que si los administradores y moderadores retiran el contenido infractor, no se tomará en cuenta, pero es virtualmente imposible controlar todo lo que se cuelgue en una comunidad de cierto tamaño, más cuando en ocasiones es difícil saber si dicho contenido está protegido o no. Por poner un ejemplo, podría poner una imagen que me gustara para ilustrar un hilo en un foro. Sería responsabilidad de los administradores comprobar si dicha imagen está protegida bajo una licencia restrictiva o de libre uso, lo cual es absolutamente descabellado.

En resumen, este punto de la ley seguramente esté diseñado por gente que no tiene ni la más remota idea de cómo funciona internet en la práctica. Este es un gran problema, seguramente el más grande, para abordar el asunto de la piratería: los políticos y sus consejeros, así como las entidades de gestión que susurran a sus oídos, no tienen capacidad para entrever el alcance irrealizable de sus propuestas, lo que enlaza con...

¿Qué es qué?

Otro punto de la nueva LPI afecta al concepto de copia privada. Se modifica su definición para determinar con más firmeza lo que es una copia privada o lo que no... ¿o no? Os recomiendo que leáis el enlace que os di al artículo de El País que os dejé al inicio de la entrada, si es que no lo habéis hecho ya. Después de leerlo, yo no tengo claro qué demonios es una copia privada y qué no.

Desde mi incomprensión reconocida, creo que lo que dice en palabras más llanas es que "las copias digitales de cualquier obra no son copia privada a menos que lo permita su licencia". Esto es bien absurdo, porque dentro de "copia digital" no incluye formatos como CD o DVD, que algunos deberían saber que también son digitales.

Pongamos un ejemplo para ilustrar lo absurdo del planteamiento. Me compro el último disco de David Bisbal porque soy un gran fan suyo (mentira xD); puedo hacer una copia privada de ese disco con una grabadora de CD, pudiendo así tener una o más reproducciones del mismo a mi antojo; pero si quiero pasar las canciones del disco a mi MP3 (porque los discman son un latazo), estoy infringiendo la ley. Tampoco podría dejarlas almacenadas en mi ordenador o sistema de audio del salón, ya que eso son "copias digitales". Pues sí, así de absurda es la ley. ¡Señores! ¡Yo pago por la obra, no por su formato!

En conclusión...

Podemos decir que la nueva LPI avanza en algunos aspectos poco relevantes, mientras que en los de más calado, profundidad e importancia, viene a ser poco más que... cómo decirlo suavemente... una mierda (imaginad lo que estaba pensando, si ésta es la versión suave). Pretende resolver problemas sin llegar a entenderlos, cosa que todos sabemos imposible desde que estudiamos matemáticas en primaria. Aconsejaría al ministro y sus colaboradores que se dejasen asesorar por las personas que saben realmente cómo funciona internet, y no por aquellas que sólo ven la red de redes como un monstruo que tarde o temprano se las comerá con patatas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.