Ir al contenido principal

Lektu, una nueva plataforma de venta de e-books

¡Hola, queridos lectores!

Hoy os traigo una información general sobre el mundo de los libros y la lectura. Nada más y nada menos que una nueva plataforma de venta de e-books, apoyada por algunas de las editoriales de nuestro país. Se trata de Lektu.

Lektu ha nacido como un proyecto conjunto entre varias editoriales, poniendo a disposición de los lectores un buen catálogo, que esperamos que vaya aumentando con el tiempo. Obras tan famosas como Canción de hielo y fuego, más conocida por todos como Juego de tronos, está disponible aquí, ya que la editorial participa en la plataforma.

¿Qué tiene Lektu de especial frente a sus competidores? En primer lugar, tiene la exclusiva de algunas obras publicadas por los participantes del proyecto, como es la anteriormente mencionada. Sí, hace apenas un mes, estuve buscando los libros de George R.R. Martin en formato electrónico y, para mi sorpresa, sólo los encontré en español a través de descargas ilegales. Éste es el problema que comentaba sobre el negocio: no puedes esperar que la gente adopte los cauces lícitos si no se los ofreces. Personalmente, espero que esta propuesta sea el inicio de un cambio de mentalidad en la industria para que por fin se den cuenta de la importancia de disponer de un catálogo digital amplio y de calidad, eso sí, por un precio razonable. Hay otras iniciativas de este tipo que pretenden cobrar casi lo mismo por la versión impresa que por la electrónica. En este caso, no es así. Yo he comprado ya los 5 libros de Canción de hielo y fuego por un total de 38 €, menos de 8 € por cada uno de media.

En segundo lugar, tenemos que Lektu ofrece la mayoría de sus obras en diferentes formatos. Comprando sólo una vez, podemos adquirirlos todos ellos sin coste adicional. En mi caso, las compras realizadas me permitían descargarlos en formato epub y mobi. Ello me garantiza que podré disfrutar de las obras que compro en casi cualquier dispositivo, ssalvo casos de lectores anticuados muy específicos. En mi caso, no dispongo de e-reader, pero he podido incluirlos en mi app de Kindle para Android sin ningún problema.

Por último, pero no menos importante, las obras ofrecidas en Lektu no tienen DRM. Para los que no lo sepan, el DRM es un sistema de gestión de derechos digitales. Ésta es la fuente de muchos problemas cuando compramos obras en otras plataformas e intentamos pasarlas de un dispositivo a otro. En el caso que nos atañe, no hay ningún inconveniente en que distribuyamos los libros por todos nuestros dispositivos. Tan sencillo como copiar y pegar. Yo ya se los he pasado a mi madre. El único apunte en este sentido es que cada libro tendrá asociada nuestra cuenta de usuario, como una huella para que Lektu pueda rastrearlos en caso de necesidad. Me imagino que esto servirá para actuar contra quienes distribuyan las obras de manera ilegal por la red. Me parece un buen método, con un balance genial entre facilidad de uso para el lector y capacidad de actuación legal para los productores de contenido.

Como último dato a destacar, me ha sorprendido la facilidad de uso de la plataforma. No es necesario registrarse si se dispone de una cuenta de Google o Facebook. simplemente, introduces tus credenciales de alguna de las dos plataformas y listo. Añadir al carro los productos y realizar la compra, son procesos igual de sencillos, mucho menos engorrosos que en otros servicios de ventas digitales, como puede ser Steam. Prácticamente, sólo hay que pulsar el botón de añadir y, cuando queramos realizar el pago, pinchar en el enlace. Seleccionamos el método de pago (en mi caso, PayPal) y listo, ya lo tenemos.

La única pega que le pongo es que la página está configurada con el idioma en inglés. Esto es algo sencillo de solucionar, pero, hasta entonces, mi lector de pantalla me leerá todo con acento anglosajón, cosa bastante molesta. Intentaré contactar con ellos para advertirles del asunto.

En resumen, Lektu me ha dejado un muy buen sabor de boca. Espero que esta iniciativa prospere y podamos disfrutar de la calidad de la literatura en lengua castellana al alcance de un clic.

Actualización: A esta hora, Lektu ya ha corregido el problema del idioma que os comentaba más arriba. Han sido rápidos, pues sólo han transcurrido unas pocas horas desde que les notificara el problema, más aún si tenemos en cuenta que es sábado. Mi enhorabuena y todos mis buenos deseos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado