Ir al contenido principal

Tañerán las campanas

Mi ser alberga pena y alegría,
al escuchar sonar los tambores,
esos que anuncian tu partida
sin odio alguno ni rencores.

Fui tu sol y tú mi luna,
hasta que las nubes ocultaron el cielo.
Luego una unión casta y pura,
hasta que tuve que dejarte ir como el viento.

Desde la costa te veo partir,
en busca de un mundo nuevo.
Yo me fuerzo a sonreír,
a decir las cosas que debo.

Un trozo de mi corazón se va contigo,
acompañándote en el largo viaje.
Deseo que te proteja en el azul indigo
y que no te cobre ningún peaje.

Que de amapolas estén poblados tus montes
y de ruiseñores las encinas.
Porque contento estaré entonces,
aunque tu mirada me sea esquiva.

Desde la costa te veo partir
con un dilema en el alma,
pues sólo si tu mano dejo ir,
mi corazón se hallará en calma.

Y cuando el último pétalo esté seco
y nuestro viaje haya llegado a su fin,
de tu risa alcanzaré a oír el eco
y sabré que has sido feliz.

Entonces tañerán las campanas,
límpidas y claras como ruiseñores,
y podremos asar las castañas
al calor del fuego y las canciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.