Ir al contenido principal

Desde la ventana de la torre

En esta ocasión os traigo un nuevo relato corto. No sé muy bien por qué, estos últimos días me está saliendo la vena poética y estoy bastante inspirado para escribir sobre estas cosas. A lo mejor es el calor, que me cuece las neuronas. El caso es que todo lo que sale de mis dedos tiende a tener tintes grises y oscuros.

Bueno, a ver qué os parece. Creo que me ha quedado bastante bien y, la verdad, el personaje del que hablo en estas líneas me ha encandilado en mi mente. Sé que es difícil hacerse una idea con tan poca cosa, pero creedme cuando os digo que estoy deseando escribir algo más sobre ella. Como siempre, ¡espero que os guste y os agradeceré vuestros comentarios!




Practico, practico y no dejo de practicar. Mis dedos se deslizan de una acuerda a otra por el laúd, creando una de las muchas melodías que el conde gusta de escuchar. Una, dos, tres veces; las que hagan falta con tal de no fallar ni una nota. Lección aprendida a base de fusta y sangre. Tocar es mi deber y he de hacerlo bien, igual que el suyo es gobernar… aunque lo haga de forma cuestionable.

¿En qué momento mi querida madre pensaría que esta vida sería buena para mí? En la corte no falta la comida ni la bebida, ni tampoco el atuendo, pese a no ser más que una campesina. Mas carezco del bien fundamental de la libertad. Libertad que anhelo mirando desde la ventana de mis aposentos en la torre.

Dejo que mis dedos fluyan con mis pensamientos y el instrumento entone una partitura bien distinta, una de aquellas que me encantaba tocar junto a mi padre al calor de la hoguera. ¿Dónde estarás ahora, papá? ¿Este tirano te envió a la frontera para no regresar jamás? ¿Cuántos más como tú sufrirán por su retorcida idea de justicia y honor? Tú eres el único que vendría a buscarme…

Porque yo no soy una bella princesa encerrada en una torre por un fiero dragón. No he salido de uno de esos cuentos que desde hace un tiempo me parecen un destino más misericordioso que el que me ha tocado vivir. No habrá ningún apuesto caballero dispuesto a arriesgar su vida para rescatarme de las garras de este avaro gobernante ni dragón que reduzca a cenizas su castillo para terminar con mi sufrimiento. Carezco del valor para hacerlo yo misma.

Aun así, ya no derramo más lágrimas. HE aprendido que eso solo conlleva más dolor y sufrimiento, y todavía conservo algunas marcas en la piel para recordármelo. En cambio, toco, toco y no dejo de tocar. Mis dedos encallecidos liberan con cada nota una tristeza que no sería capaz de soportar contenida en mi corazón sin posibilidad de darle rienda suelta. Él no lo sabe y nunca podrá saberlo. Es un completo ignorante musical que pretende imitar a la corte imperial en su pequeño dominio. Ni siquiera es capaz de percatarse de que sus piezas más favoritas están pesadamente cargadas con el lastre de mi dolor.

A veces, cuando mis manos ya no responden y el cansancio me vence, caigo en la cama y sigo tocando en sueños. Sin embargo, en esas ocasiones la melodía que interpreto suena totalmente distinta, cargada de esperanza y anhelo. Porque, a pesar de todo, la niña que llevo dentro todavía aguarda al príncipe que ponga fin a su encierro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado