Ir al contenido principal

Opinión: Juego de Tronos 7x06

Esta vez llego en tiempo y forma, si no tenemos en cuenta el error de HBO España al emitir el capítulo por accidente la semana pasada. El caso es que me he mantenido al margen de spoilers y rumores, algo no muy difícil estando de vacaciones en la playa. Así que, todo lo que ha ocurrido me ha sorprendido hasta cierto punto. Aun así, no puedo decir que el capítulo haya sido bueno.

Como siempre, habrá a quien le haya encantado. ¡Será estupendo leer vuestras opiniones en los comentarios! Ahora sí, a partir de aquí vienen los spoilers, así que, si no lo has visto aún y no quieres arruinarte la sorpresa, ¡deja de leer!




Empecemos primero por el frente de Invernalia, uno de los dos que se han tocado en este penúltimo capítulo de la temporada. La semana pasada ya nos dejó un conflicto bastante forzado entre las dos hermanas Stark. Éste no ha hecho más que aumentar de manera un tanto artificial, con la inestimable ayuda de nuestro querido Meñique, claro. El caso es que lo que no debía pasar de una discusión tensa y poco más a tenor de los hechos, ha escalado hasta el punto en que Arya haya amenazado a Sansa de muerte. Lamentable. Los argumentos esgrimidos por la menor no tienen ningún sentido. El asunto está siendo llevado de forma horrenda por parte de los guionistas. Veremos cómo acaba, porque aquí empieza a oler a huargo muerto.

Además, hay que resaltar la estupidez de Sansa, cuando al principio de la temporada le pedía a Jon que no lo fuera. Deja ir a Brienne en representación suya a Desembarco, la única persona verdaderamente leal a ella que puede encontrar en todo el Norte. Lo único bueno de esto es que podrá reencontrarse con Jaime. Pero, ¿vale la pena ese momento a cambio de la escabechina argumental? Los Siete lo dirán.

Y ahora vamos con la parte más absurda con diferencia de todo el capítulo, la que transcurre Más Allá del Muro. Nos habíamos quedado con el escuadrón suicida saliendo de Guardiaoriente en busca de un enemigo que llevarle a Cersei para que creyera en la amenaza de los Otros. Por el camino, se nos muestran unas cuantas conversaciones más o menos interesantes, dadas las relaciones entre los miembros de este variopinto grupo.

En un momento dado, el grupo es atacado por un oso zombi que hiere fatalmente a Thoros de Myr antes de que puedan abatirlo. Antes de que supiéramos lo que iba a acontecer con posterioridad, cabría pensar que ya estaba el trabajo hecho, ¿no? Necesitaban un muerto andante y, tras el incidente, cualquiera hubiera pensado que el sacerdote rojo podía valer, más allá del tema sentimental. Pero el grupo encabezado por Jon, del que Daenerys ya no le puede ocultar su enamoramiento a Tyrion, decide seguir adelante con el pobre borrachín mermado.

Y es que poco después, el Equipo A se topa por fin con el ejército de muertos que buscaban. Sigo pensando que darían más miedo si no fueran haciendo ruido a lo Walking Dead. ¿A nadie le acojona un tío en silencio mirándote fijamente que no se detiene ante nada? En fin, ruiditos aparte, resulta que Jon liquida a un Caminante Blanco y los espectros a su alrededor se desmoronan, de lo cual acaban deduciendo que son los Caminantes los que resucitan a los muertos y matándolos a todos pueden finiquitarlos. Como tenían el don de la precognición, sabían que Thoros no iba a convertirse en zombi por el ataque del oso y todo queda plenamente justificado... ¿o no?

Por desgracia, la cosa se complica, ya que el ejemplar que consiguen capturar pide ayuda. Viéndose casi acorralados, envían a Gendry Gump al Muro para que informe a Daenerys (¿con la esperanza de que los rescate?). Al final se quedan sin salida en un islote en medio del agua helada, con el ejército de muertos aguardando a que el hielo se resttablezca para lanzarse sobre ellos. Tanto tuvieron que esperar, que el pobre thoros se murió del aburrimiento. Que R'hllor esté con él.

Hemos de admitir que Poniente se encuentra en un peligro infinitamente mayor del que pensábamos. Daenerys llegó a rescatar a los suicidas en el último momento, aplastando con sus tres dragones a los muertos y Caminantes que se interponían; hasta que Viserion fue liquidado de un golpe por el Rey de la Noche con una lanza. Sí, así de fuerte es; y de estúpido, porque podría haber apuntado a Drogon y cargarse de paso a la Targaryen. Exigencias del guion.

Sin embargo, éste no es el mayor peligro al que se enfrenta Poniente. Nadie se ha percatado allí, pero el invierno llega tan, tan frío, que al planeta se le están encogiendo las pelotas. Es la única explicación plausible para que Gendry lograra llegar al Muro, desde allí enviaran un cuervo a Rocadragón y Daenerys llegara a tiempo. ¿Creíais que eran fallos argumentales? ¿Que los guionistas no tienen ni idea de lo que mide Poniente o lo obvian a propósito? ¿Que todo este pollo se había montado sólo por un cachito de tierra más pequeño que el cajón de arena donde juegan vuestros hijos? ¡Ja, pobres ingenuos! ¡El mundo encoje (y la sesera de los guionistas también)!

El caso es que Jon decide hacerse el héroe ( o a lo mejor sí que tiene ganas de morir) y es arrastrado al agua por los muertos. A pesar de todo, logra sobrevivir, pero cuando sale a la superficie, ya no hay nadie. Los Otros vuelven a por él, pero en eso aparece oportuna e inesperadamente su tío Benjen para darle su montura y que escape. Adiós, Benjen, adiós.

Al final los supervivientes se reúnen tras la seguridad del Muro y Daenerys puede ver que las palabras de Davos sobre el apuñalamiento en el corazón eran reales. Ella accede a ayudar y Jon hinca la rodilla (figuradamente, eso sí). Ya tenemos el Jonerys un poquito más cerca. ¡Vamos, Jon! ¡Hazle un hijo a esa dragona estéril! Ejem, disculpad, me ha podido el entusiasmo fingido.

Por último, los Otros sacan a Viserion del agua con unas cadenas y el Rey de la Noche lo convierte en zombi. ¡Wow! ¿Y de verdad había que darle tantas facilidades a Cersei para que aguantara unos capítulos cuando nos esperaba un dragón zombi? Esto ya tiene más chicha. Hay gente que critica lo de las cadenas, pero teniendo en cuenta que los Caminantes usan unas espadas raras, no me voy a meter mucho con ese detalle.

¿Y qué nos espera para el próximo capítulo? Pues, en principio, la resolución del conflicto de las Stark y una reunión que puede ser bastante acalorada en Desembarco del Rey. No sabemos qué han estado haciendo Cersei y Euron entre tanto, y dadas las dimensiones reducidas en las que ha quedado el mundo, cualquiera sabe de lo que serán capaces. A lo mejor lo cogen y se echan unas canastas con todos los demás dentro, qué se yo. Lo que es seguro es que el final nos intentará dejar con la miel en los labios, quizás con la amenaza de los Otros más cerca que nunca (¿un asalto al Muro?). ¡Habrá que esperar para ver el fin de la temporada!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos