Ir al contenido principal

Épsilon

Esta vez el relato para clase debía centrarse en la descripción. Supongo que todos tenemos en mente que un relato tiene que tener alguna trama, pero este no tenía por qué. Primer fallo de prácticamente todos. Luego hay que decir que la descripción es lo más difícil de escribir. Sí, todos sabemos hacerlo y nos sentimos cómodos. Es por eso que podemos recrearnos demasiado, haciéndolas anodinas y farragosas. También hay que tener en cuenta que sentimos con algo más que la vista. Si lo olvidamos, perderemos mucha de la fuerza que debería de tener.

En conclusión, mi relato no explotó los cinco sentidos como hubiera podido y se perdió en detalles que tampoco venían al caso. Aun así, espero que lo disfrutéis.

Épsilon

Los haces de las linternas hendían la oscura y fría mortaja de la noche. Los agentes caminaban entre las tétricas sombras alargadas de los pinos haciendo crujir la tierra bajo sus botas. Los perros olisqueaban un matojo aquí y otro allá, buscando la pista de la familia perdida. Las voces de los compañeros resonaban por encima del canto de los grillos. No estaban allí; tampoco por allí…

La correa que Juan aferraba se tensó. El pastor alemán había detectado algo. Los ladridos precedieron a la carrera. Él trataba de seguirle el ritmo al animal sin tropezar con las raíces nudosas ni el firme irregular. Alzó la voz entre jadeos para hacerse oír: «¡Aquí! ¡Aquí hay algo!»

Saltaron por encima de unos arbustos. El perro se detuvo. El aroma fresco de los pinos fue reemplazado por un hedor que le revolvió el estómago a Juan. Alumbró con el tembloroso foco el pequeño claro que se abría entre unos pocos árboles. El can merodeaba entre los tres cuerpos. Los olfateaba con aire nervioso y de vez en cuando lanzaba un ladrido.

Desde sus años en la academia no veía nada parecido. Las muertes violentas no eran muy comunes allí, en medio de la nada. Tuvo que armarse de valor para deslizar la mirada desde los pies del varón hasta su rostro irreconocible. Alguien lo había golpeado hasta convertirlo en pulpa sanguinolenta. Tenía la ropa desgarrada por varios sitios y le faltaban sendos pedazos de carne. El día que había transcurrido desde su desaparición había sido un festín para los carroñeros.

Las pisadas de sus compañeros se escuchaban más cercanas. Juan se había agachado para examinar a la mujer. Ella presentaba un mejor estado de conservación, aunque tenía una expresión horrible congelada en el rostro. La tocó. Estaba helada. Siguió la mueca de su mandíbula hasta encontrar signos de estrangulamiento en el cuello.

El niño estaba bocabajo entre ambos. Ruiz lo miraba con aprensión justo encima. Desde su posición pudo apreciar una hemorragia que había sangrado profusamente. La hierba estaba teñida de escarlata a su alrededor. La vida debía de habérsele escapado igual de rápido.

Los flashes iluminaron todavía más la zona. Juan había dejado de mirar e intentaba recuperar la entereza. Sin embargo, los rostros habían quedado grabados a fuego en su retina. Los veía cuando escrutaba la noche; cuando cerraba los ojos… De pronto fue consciente del aplastante silencio en que se habían quedado sumidos. Nadie hablaba. Los perros no ladraban ni jadeaban; ni siquiera gruñían. Lo único que se oían eran los grillos… un lejano ulular… los chasquidos de las cámaras… El frío lo atenazó y empezó a tiritar. Hasta ese momento no se había percatado de cuán gélido estaba siendo ese mes de octubre.

Pérez llamó su atención. Juan se volvió y vio un extraño surco que había quedado trazado en la hierba aplastada. Partía del lugar donde los cuerpos estaban tendidos y se perdía en la espesura. Alguien había arrastrado al menos uno de los cadáveres hasta allí.

Ambos siguieron el rastro. Después de un trecho, llegaron a una zona despejada por un cortafuegos. Blandieron las linternas a su alrededor. Al margen del camino, encontraron una cesta al pie de un pino. Estaba volcada y un montón de níscalos se habían desperdigado por el suelo. El detalle encajaba con los testimonios de sus familiares. Los tres habían subido al cerro para buscar aquellos preciados hongos. Juan se acercó y calculó que habrían reunido unos dos kilos. Eso quería decir que había pasado un cierto tiempo desde su llegada hasta que sufrieran tan trágico final.

Pérez señaló el tronco del árbol. Juan alzó la vista y vio una muesca en la corteza claramente intencional. Tenía la forma de esa letra griega parecida a la E que alguna vez había usado en matemáticas…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado