Ir al contenido principal

Negra primavera

Esta vez he dado en el clavo con el relato. No recibí ninguna pega del profesor y creo que les gustó bastante a mis compañeros. Ellos también lo hicieron bastante bien y hemos conseguido por una vez casi no recibir críticas. En esta ocasión teníamos que escribir un relato situado en un escenario concreto. La situación tenía que incluir a dos personas en un vehículo en medio de algún entorno rural.

Quería comentar algo curioso. Mientras leíamos los relatos, el profesor nos dijo que, a pesar de las reglas y técnicas que existen para escribir bien, muchas veces entra en juego el instinto. Pues bien, mientras revisaba el mío antes de enviarlo, me daba la sensación de que había un párrafo cojo y que necesitaba algo más. No era nada técnico porque en ese sentido estaba bien. Sin embargo, mi instinto me decía que tenía que añadir una frase más para redondearlo. Quizás esto es lo que menos se pueda aprender. Tal vez dependa del talento netamente, pero también pienso que es importante leer mucho para darse cuenta mejor de estos detalles.

Bueno, no os doy más la paliza. Espero que os guste. ¡No dudéis en dejarme vuestras impresiones!

Negra primavera

Las ruedas molían la grava. El sol radiante contrastaba con el coche congelado. El chófer no hablaba; mi hermana Berta tampoco. Yo me esforzaba por ignorar sus sollozos quedos y el penetrante ambientador. Miraba por la ventanilla por no mirar hacia delante, por no encontrar la negra primavera que el valle ya había dejado atrás.

—Ya estamos llegando —dije. Necesitaba abrir la boca o explotaría.

No recibí respuesta aparte del gruñido del conductor. Desvié la vista hacia Berta sin detenerme en el parabrisas. El pañuelo parecía haber pasado por una guardería. Su rostro estaba roto, sin visos de poder arreglarse. ¿Acaso era posible cuando a uno le estrujaban el corazón?

—Ya casi es la hora. Nos estarán esperando. —La garganta me ardía.

—¡Que esperen! —replicó ella apenas inteligible.

Me miró con reproche, como si acabara de proferir un grave insulto. Bajé la vista y la fijé en el reloj. Me quedé rígida y crispé los dedos. Nunca había movido las manecillas tan despacio. Me pregunté si ellas también se detendrían en solidaridad con su dueño. Nunca se lo quitaba. Él le había otorgado un alma a tan preciado objeto.

Las casas empezaron a desfilar ante mí. Era como si nunca hubiera estado allí. Las recordaba coloridas y vivas, pero ahora me parecían tan grises y sobrias como una lápida. Espantaba los fantasmas del pasado que surgían de cada rincón negándolos. Lo traicioné más de tres veces antes de que sonaran las campanas.

—Hemos llegado —dijo el chófer. El insoportable peso de la evidencia cayó sobre mí.

El coche se detuvo. Temblé. El tiempo se congeló por completo. El llanto de mi hermana me perforó los oídos. Los tañidos eran truenos. El ambientador me causaba náuseas. Había llegado al final del camino. No podía dilatarlo más. Deslicé los ojos con timidez hacia el frente y los abrí por primera vez desde el día anterior. No veía a la gente que se arremolinaba a nuestro alrededor, solo la corona de flores.

—¡Papá…!

Fue lo último que salió de mis labios en mucho rato. Luego, las lágrimas. El abrazo. El dolor. El desconsuelo…

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.