Ir al contenido principal

¿Qué es un latido?

Vuelvo por los fueros de los vampiros con este relato para la escuela de escritura. En esta ocasión teníamos que aplicar la dilatación temporal. La temática era libre y se me ocurrió que esta podía ser una buena idea para hacerlo. El resultado fue del agrado del profesor, más allá de que no le gusten las historias de vampiros.

Dejadme vuestras impresiones. ¡Que lo disfrutéis!

¿Qué es un latido?

¿Qué es un latido? Un parpadeo en una vida repleta de ellos. Cientos… miles… millones… ¿Cuántos van ya? ¿Cuántos quedan por venir? Sin embargo, desde que la noche se ha convertido en mi reino, cada uno es especial; tentador; sentencia…

Sístole…

Noto perfectamente la vena de tu cuello perlado hincharse entre los jadeos. Es una canción que me llama. La música no amansa a las fieras… ¡qué ingenuo quien lo pensaba! Seguro que está muerto. Las tripas no me rugen. No pueden hacerlo. No obstante, el hambre me consume tan irremediablemente por dentro…

Acerco el rostro a esa curva de perdición. Los colmillos se asoman entre los labios, ávidos de tu calor. No es la primera vez que te muerdo entre estas sábanas ni será la última. Te estremeces con el roce frío de mi piel y aguardas con emoción contenida, como un niño en la noche de Reyes. Me hundo en ti…

Diástole…

Gimes y te retuerces de placer bajo mi peso. No hay mejor cebo para las personas que este. Aun así, no puedes ni imaginarte el que yo siento al saborear la fuente de tu vida. El hambre inconsolable se calma y la bestia que habita en mí aúlla de júbilo. Ella queda a flor de piel y yo me regocijo desde muy, muy lejos, mecido por las nubes…

Pero al mismo tiempo el corazón inerte se me contrae de temor. Los instintos son fuertes… muy fuertes… No dejaría de beber de ti hasta dejarte seca. Tu sangre se desliza cálida por mi garganta, una soga amarrada a mi estómago. Debo resistirme a ellos con todas mis fuerzas. Debo luchar contra el monstruo que soy para no perderte. No quiero un cuerpo frío entre mis brazos… no quiero una mirada vacía cuando te acaricie la melena revuelta.

¿Qué es un latido? Puede serlo todo… o nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado