Ir al contenido principal

¿Qué es un latido?

Vuelvo por los fueros de los vampiros con este relato para la escuela de escritura. En esta ocasión teníamos que aplicar la dilatación temporal. La temática era libre y se me ocurrió que esta podía ser una buena idea para hacerlo. El resultado fue del agrado del profesor, más allá de que no le gusten las historias de vampiros.

Dejadme vuestras impresiones. ¡Que lo disfrutéis!

¿Qué es un latido?

¿Qué es un latido? Un parpadeo en una vida repleta de ellos. Cientos… miles… millones… ¿Cuántos van ya? ¿Cuántos quedan por venir? Sin embargo, desde que la noche se ha convertido en mi reino, cada uno es especial; tentador; sentencia…

Sístole…

Noto perfectamente la vena de tu cuello perlado hincharse entre los jadeos. Es una canción que me llama. La música no amansa a las fieras… ¡qué ingenuo quien lo pensaba! Seguro que está muerto. Las tripas no me rugen. No pueden hacerlo. No obstante, el hambre me consume tan irremediablemente por dentro…

Acerco el rostro a esa curva de perdición. Los colmillos se asoman entre los labios, ávidos de tu calor. No es la primera vez que te muerdo entre estas sábanas ni será la última. Te estremeces con el roce frío de mi piel y aguardas con emoción contenida, como un niño en la noche de Reyes. Me hundo en ti…

Diástole…

Gimes y te retuerces de placer bajo mi peso. No hay mejor cebo para las personas que este. Aun así, no puedes ni imaginarte el que yo siento al saborear la fuente de tu vida. El hambre inconsolable se calma y la bestia que habita en mí aúlla de júbilo. Ella queda a flor de piel y yo me regocijo desde muy, muy lejos, mecido por las nubes…

Pero al mismo tiempo el corazón inerte se me contrae de temor. Los instintos son fuertes… muy fuertes… No dejaría de beber de ti hasta dejarte seca. Tu sangre se desliza cálida por mi garganta, una soga amarrada a mi estómago. Debo resistirme a ellos con todas mis fuerzas. Debo luchar contra el monstruo que soy para no perderte. No quiero un cuerpo frío entre mis brazos… no quiero una mirada vacía cuando te acaricie la melena revuelta.

¿Qué es un latido? Puede serlo todo… o nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.