Ir al contenido principal

Anyone is coming tonight


El olor a pavo fluía desde la cocina por toda la casa. El fuego ardía en la chimenea del salón. Las luces del árbol bailaban al ritmo de los villancicos. Los cubiertos estaban dispuestos sobre la mesa, llenando la ausencia. Y yo esperaba ansiosa.

Lo había intentado. Me había portado lo mejor que sabía. ¿Sería suficiente? Algo me decía que no. No recibiría la visita tan ansiada esa noche. Me frotaba las manos, nerviosa, y miraba una y otra vez el reloj. Minuto a minuto me recordaba que todavía no era la hora, que todavía quedaba lugar para la esperanza.

Eran las nueve. Recorrí los platos con la mirada. Desolada, me senté, dejando la presidencia vacía. La carne estaba helada. Desvié la vista hacia el mueble y suspiré. No cenaría sola del todo. Edward estaría siempre conmigo. Apagué la televisión. El silencio de la casa se unió al mío.

El timbre sonó. El tenedor se me cayó al suelo. Un cosquilleo de emoción me embargó el vientre. Me levanté como un resorte y casi derribo la silla. Corrí hasta la puerta y abrí con la misma cara que una niña pondría al ver a Santa Claus.

—¡Habéis venido! -Evité la mirada de ella.

—Sí, mamá. —El abrazo de Joseph no fue frío, pero sí distante—. Había atasco en la carretera.

—¡Cuánto me alegro! ¡Pasad, pasad! —Me eché a un lado y me agaché para achuchar al pequeño Martin—. ¿Qué tal las notas, cariño mío?

—¡Muy bien! ¡Cinco sobresalientes! —dijo orgulloso mientras intentaba zafarse del apretón.

—Oye, mamá, aquí hay cinco platos… —comentó Joseph al entrar en el salón.

—Tranquilo, ya estamos todos. No esperamos a nadie más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado