Ir al contenido principal

Lite Review: Intemperie

Os traigo la reseña de un libro que he leído recientemente. Me picó la curiosidad porque en las clases de escritura venía un fragmento de la novela como ejemplo de buena descripción. Pensé que sería buena idea echarle un ojo a la obra completa.

Antes de empezar, voy a cambiar un poco la sección. No voy a puntuar con estrellas como hacía anteriormente. Creo que es más interesante que os transmita lo que me ha parecido, los puntos fuertes y débiles, que darle una nota. Al final, eso es muy subjetivo.

Título: Intemperie
Autor: Jesús Carrasco




No hay duda alguna. Jesús Carrasco tiene un gran dominio del léxico. Nos lo demuestra línea a línea en esta historia que se ubica en un pasado impreciso de la España rural, en algún momento del siglo XX. El vocabulario es rico y preciso a lo largo de todo el libro, que tiene una longitud adecuada a la historia que cuenta.

Las descripciones también están muy trabajadas y se intercalan de forma fluida con la acción. Pero hasta aquí todo lo bueno que puedo decir. Aunque las descripciones sean del nivel más elevado, son demasiadas. Se hace pesadísimo leer el libro y da la sensación de asistir a una crónica narrada con la pasión de una piedra.

No puedo describir este relato de otra forma que no sea aburrido. El autor no transmite en ningún momento la crudeza de los hechos que narra. Todo parece lejano y ajeno. Un protagonista con el que debería ser sencillo empatizar se convierte en un personaje anodino que vaga por la vida igual que los párrafos de este libro por mi mente. No hay ritmo. Los puntos de giro son escasos y poco sorprendentes. Los diálogos son escasos y escuetos, sin acotaciones. Y cuando no hay diálogos, uno espera que la vida interior del protagonista tome el relevo. Pero no. Nunca. Ni siquiera logran impactar esas escenas en las que el chico se mea o se caga de miedo, literalmente.

Y cuando la cosa empieza a ponerse mínimamente interesante... se acaba. Así, sin más. Un final corto, rápido y que no eleva el drama de la obra ni un punto porcentual. Si hubiéramos empatizado en algún momento del libro con los personajes, tal vez nos importase un poco lo que les acaba ocurriendo. Pero así, a palo seco, es un final insípido, intrascendente y tan plano como el resto del relato.

En conclusión, una lectura totalmente prescindible.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado