Ir al contenido principal

Opinión: Star Wars Episodio VIII: Los últimos jedi

Aunque es una película y no un libro, me gustaría daros mi opinión sobre ella. Total, ya lo he hecho con los capítulos de la serie de Juego de Tronos. Tengo que decir que no sabía qué esperar. La última entrega, El despertar de la fuerza, me decepcionó mucho. No sabía si seguiría en la línea o cambiaría en algo. Así que, os voy a contar un poco mis sensaciones con los menores spoilers posibles (intentaré que no haya ninguno).


Lo primero que hay que decir es que el clásico prólogo a las películas de Star Wars no tenía mucho sentido en esta ocasión. El salto temporal no había sido tan grande como para que hubiera que explicar algo y, de hecho, no explicaba nada que no se contase ya en la anterior película. Absolutamente prescindible, aunque entiendo que se mantenga por coherencia de forma.

La película nos plantea un escenario a contrarreloj. De poco sirvió destruir la copia cara de la Estrella de la Muerte en el episodio anterior. La Resistencia está en las últimas y la Primera Orden les va dando caza. La situación es desesperada de verdad y podemos verlo en la facilidad de sacrificio que presentan sus miembros. Suspiré aliviado cuando vi que no iba a ser una repetición del inicio de El imperio contraataca. Es verdad que la escasez de márgenes de tiempo resulta chocante en una historia espacial donde se manejan distancias abismales, pero bueno. Es Star Wars.

 El elenco protagonista cumple con creces y a él se unen algunos actores secundarios. En medio de la lucha desesperada, vemos las flaquezas de cada personaje. No son héroes de leyenda, son personas que están asustadas, con familias y amigos. Es claramente un paso previo para que todos ellos puedan evolucionar de cara a la última entrega de la trilogía. Mucho más profundos que en el episodio anterior, donde apenas se rozó la superficie.

En cuanto al tema de la película, podemos decir que se basa en dos grandes premisas: el equilibrio en la fuerza y gobernar el destino propio. Aprendemos que la doctrina jedi de imponer el lado luminoso solo consigue que la fuerza se autorregule haciendo crecer el lado oscuro. Esto da bastante sentido al poder que desarrollaron Sidious y Vader para lograr exterminar a la orden jedi años atrás. Del mismo modo, el crecimiento del lado oscuro ahora justifica en gran medida las impresionantes dotes de Rei, que parecían completamente arbitrarias en la anterior entrega.

Esto está muy bien para un fan de la franquicia, pero hay que decir que la verdadera fuerza de la película no reside ahí. Podemos ver como los deseos de los padres hacia los hijos pueden causar estragos en el futuro. Arreglar las cosas para que sean como creemos que deben ser puede acarrear muchos más problemas a la larga. Y tratar de domesticar a un perro salvaje no hará más que herir la mano del dueño.

También nos habla de la culpabilidad y del miedo. Sentimientos que pueden llevarnos a obrar erróneamente, a cometer injusticias y a aislarnos. Lo desconocido es inquietante y hasta un maestro jedi como Luke Skywalker puede caer presa del pánico.

Argumentalmente es una película bastante sólida por sí misma. Tampoco nos vamos a engañar. La trama no es compleja. No obstante, hay piezas que no encajan con lo mostrado en Episodio VII. La más obvia es: si Luke no quería ser encontrado, ¿para qué coño dejó un mapa? ¿Y para qué narices lo dividió en dos partes?

La nostalgia también estuvo presente, aunque en esta ocasión estuvo mejor aprovechada. No hace falta sacar un guiño o un elemento del pasado cada cinco minutos. Con utilizar dos o tres en toda la película, pero en los momentos apropiados, se obtiene mucho mejor resultado. Una hostia a Episodio IV remake, también conocido como episodio VII, en toda la boca.

En definitiva, es una película de Star Wars que puede que no guste a muchos de sus fans. Al fin y al cabo, sus ídolos de siempre no hacen lo que se espera de ellos y el desarrollo es bastante distinto a lo que venía siendo la saga. Sin embargo, me parece mil veces mejor película que El despertar de la fuerza. La lástima es que forma parte de una trilogía y ya la cagaron bastante con la primera parte como para poder arreglarlo del todo. No se pueden hacer maravillas, pero sí dejar a la espera de la última entrega con un buen sabor de boca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos