Ir al contenido principal

Aprende a escribir narrativa III: La extensión

Conozco gente que solo se digna a leer un libro si excede un número determinado de páginas, que puede rondar las 500. Pobres. No saben lo que se pierden. Hay maravillas que ni siquiera llegan a 200 páginas o a 100. Incluso hay cuentos de unas pocas páginas que no tienen nada que envidiar a la novela más larga que se pueda escribir.

Con esto quiero dejar claro el concepto principal: no importa la extensión de nuestro relato. Debe ser tan largo o tan corto como su alma requiera. No podemos ordeñar a la vaca por encima de sus posibilidades. La leche que saquemos no será buena. Si nuestra idea no da de sí para escribir una novela, no tiene sentido estirarla hasta el infinito. Es mejor hacer algo más corto y de mayor calidad. Para mí, la calidad siempre está por encima de la cantidad, al menos en literatura.

Seguro que habéis leído más de un libro enorme. Últimamente están muy de moda. Esto no los hace malos de por sí, siempre que no os hayan incitado a saltaros páginas o capítulos enteros. Esto me sucedió a mí en Festín de cuervos, el cuarto tomo de Canción de hielo y fuego. Había fragmentos infumables y estuve muy cerca de dejar de leer y seguir con el capítulo siguiente. Tras acabarlo, me quedó la sensación, efectivamente, de que esas páginas no le habían aportado gran cosa a la historia y solo eran una justificación para algo que pasaría más adelante. Absurdo. Se podría haber hecho de otra forma mejor y más sorprendente para el lector.

Esto influye también a la hora de corregir el relato. Stephen King dice en su manual de escritura Mientras escribo que la longitud final del texto debería ser en torno a un 75% de la extensión del primer borrador. Esto es resultado de eliminar líneas, párrafos, escenas o incluso capítulos, que no aportaban nada a la historia. Creo que tiene mucha razón. Es cierto que el porcentaje varía según el tipo de relato y el cuidado que hayamos tenido mientras lo escribíamos. Sin embargo, yo suelo quitar mucho más de lo que añado en las correcciones.

Como ejemplo, os pondré el relato con el que ensayamos las correcciones por primera vez en la escuela de escritura. El número uno fue un relato que gustó mucho de entrada a mi profesor en la primera versión. Unos tres meses después, nos pidió que corrigiéramos el primer relato que habíamos llevado. En un primer momento, me preocupé. Si le había gustado tanto desde un principio, ¿qué iba a corregir? Tomé el texto con reservas. Empecé a leerlo, a cambiar cosas, a quitarlas... Se quedó en un 60% del texto original. La opinión de mis compañeros fue que no se echaba nada en falta y tenía un aspecto mucho más pulido todavía.

Por otra parte, la extensión del relato también influye en la manera de escribir. Una novela puede permitirse algunos tropiezos, fragmentos sin tanto empaque y frases accesorias a lo largo de todas sus páginas. Son pequeñas islas en medio de un océano. En cambio, un cuento es un tipo de relato más corto. Debe ser mucho más pulido, más perfecto y armónico. Una isla en medio de un lago es algo que llama la atención a simple vista. No digamos ya si hay varias. Cuanto más corto sea el texto, menos errores debemos cometer y más precisos debemos ser con las palabras. Personalmente, creo que es mucho más difícil escribir pequeños cuentos, incluso microrrelatos, debido a este factor, que una novela. Aunque también hay que decir que tiene miga hacer una novela que funcione y no tenga demasiada paja en sus páginas.

¿Qué hacer con los cuentos? Son relatos muy cortos como para intentar publicarlos individualmente con una editorial. A mi modo de ver, hay tres opciones: publicarlos en un medio electrónico, como un blog; enviarlos a certámenes literarios que pueden estar mejor o peor premiados, o recopilarlos en una antología para editarlos. La verdad es que la última opción no vende demasiado, pero quizás con un buen hilo conductor... La primera tampoco os reportará muchos beneficios a menos que vuestro sitio reciba más visitas de las que podáis imaginar. Y la opción de los concursos siempre está ahí, pero es complicado ganarlos si el relato no es realmente bueno. Además, debe ajustarse a unas bases determinadas y eso puede obligarnos a adulterar el texto y estropear el resultado.

En la próxima entrada hablaremos de las descripciones, un tema que parece fácil, pero es más complicado de lo que pensamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos