Ir al contenido principal

Lite Review: American Gods

Me ha tomado un mes leerme este libro. No es demasiado largo, pero entre comidas y cenas de Navidad, el tiempo se me ha ido por el sumidero de una forma increíble. En líneas generales, me ha gustado bastante, aunque al pricipio no acababa de convencerme. Es una pequeña joya de la literatura de ciencia ficción y fantasía.

Título: American Gods
Autor: Neil Gaiman




Esta novela tiene un poco de todo. Carretera, fantasía, filosofía... En general, se puede considerar un retrato abstracto de la sociedad estadounidense. Es una tierra a la que han llegado varios pueblos invasores a lo largo de la historia y con ellos llegaron sus culturas y sus dioses. No obstante, se han perdido con el tiempo y han surgido nuevos ídolos. La televisión, internet, los coches...

Porque sí, este relato nos plantea la existencia de los dioses como un reflejo de la devoción humana hacia ciertas figuras. Cuanto más intenso sea ese fervor, más poderosos se hacen estos y viceversa. De modo que el plantel de los antiguos dioses nórdicos, egipcios y de otras culturas, está famélico y desesperado.

Entrando ya en materia, el inicio me resultó bastante desconcertante. Nuestro protagonista, Sombra, pasa por una serie de situaciones extraordinarias que apenas parecen afectarle. Es como un caballo al que le estuvieran tapando la vista lateral y solo fuese capaz de mirar al frente y seguir avanzando. Tan chocante resultaba que me planteé dejar de leer. ¿Podría estar una obra tan reconocida tan mal escrita? Simplemente, era tan raro que debía tener una explicación, así que me forcé a continuar. Mereció la pena. Unos capítulos después las cosas empezaron a encajar. Hacia la mitad del libro descubrí que Sombra siempre había sido así, un muerto en vida al que nada podía sorprenderle.

Creo que el estilo está muy bien escogido y también la manera de narrarlo. Hay una ingente cantidad de simbolismo y lenguaje poético, en especial cuando nos alejamos de la realidad y nos adentramos en el mundo de los sueños, plano inmaterial o como se quiera llamar. Los personajes tienen un gran carisma y personalidad. Pascua me parece una de las más interesantes por su trasfondo, una diosa a la que todo el mundo sigue haciendo ofrendas pero ya nadie recuerda de verdad. Y, por supuesto, el señor Wednesday es la piedra angular sobre la que gira la obra y quien le da sentido y vida.

La trama también es muy interesante, planteando un conflicto entre los nuevos y los viejos dioses. Además, los puntos de giro están muy bien elegidos y todo se desarrolla de una forma natural. Hay que decir que se utiliza el recurso deus ex machina un par de veces. No obstante, en este caso está justificado. ¡Nuestro protagonista se mueve entre dioses! Al principio chirría un poco, pero todo acaba encajando en el puzle a la perfección.

En definitiva, si os gustan este tipo de novelas y tenéis la paciencia necesaria como para aguantar unos cuantos capítulos sin entender nada, alimentando la mente con los recursos poéticos y los fuegos de artificio de Gaiman, es una lectura muy recomendable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado