Ir al contenido principal

Lite Review: American Gods

Me ha tomado un mes leerme este libro. No es demasiado largo, pero entre comidas y cenas de Navidad, el tiempo se me ha ido por el sumidero de una forma increíble. En líneas generales, me ha gustado bastante, aunque al pricipio no acababa de convencerme. Es una pequeña joya de la literatura de ciencia ficción y fantasía.

Título: American Gods
Autor: Neil Gaiman




Esta novela tiene un poco de todo. Carretera, fantasía, filosofía... En general, se puede considerar un retrato abstracto de la sociedad estadounidense. Es una tierra a la que han llegado varios pueblos invasores a lo largo de la historia y con ellos llegaron sus culturas y sus dioses. No obstante, se han perdido con el tiempo y han surgido nuevos ídolos. La televisión, internet, los coches...

Porque sí, este relato nos plantea la existencia de los dioses como un reflejo de la devoción humana hacia ciertas figuras. Cuanto más intenso sea ese fervor, más poderosos se hacen estos y viceversa. De modo que el plantel de los antiguos dioses nórdicos, egipcios y de otras culturas, está famélico y desesperado.

Entrando ya en materia, el inicio me resultó bastante desconcertante. Nuestro protagonista, Sombra, pasa por una serie de situaciones extraordinarias que apenas parecen afectarle. Es como un caballo al que le estuvieran tapando la vista lateral y solo fuese capaz de mirar al frente y seguir avanzando. Tan chocante resultaba que me planteé dejar de leer. ¿Podría estar una obra tan reconocida tan mal escrita? Simplemente, era tan raro que debía tener una explicación, así que me forcé a continuar. Mereció la pena. Unos capítulos después las cosas empezaron a encajar. Hacia la mitad del libro descubrí que Sombra siempre había sido así, un muerto en vida al que nada podía sorprenderle.

Creo que el estilo está muy bien escogido y también la manera de narrarlo. Hay una ingente cantidad de simbolismo y lenguaje poético, en especial cuando nos alejamos de la realidad y nos adentramos en el mundo de los sueños, plano inmaterial o como se quiera llamar. Los personajes tienen un gran carisma y personalidad. Pascua me parece una de las más interesantes por su trasfondo, una diosa a la que todo el mundo sigue haciendo ofrendas pero ya nadie recuerda de verdad. Y, por supuesto, el señor Wednesday es la piedra angular sobre la que gira la obra y quien le da sentido y vida.

La trama también es muy interesante, planteando un conflicto entre los nuevos y los viejos dioses. Además, los puntos de giro están muy bien elegidos y todo se desarrolla de una forma natural. Hay que decir que se utiliza el recurso deus ex machina un par de veces. No obstante, en este caso está justificado. ¡Nuestro protagonista se mueve entre dioses! Al principio chirría un poco, pero todo acaba encajando en el puzle a la perfección.

En definitiva, si os gustan este tipo de novelas y tenéis la paciencia necesaria como para aguantar unos cuantos capítulos sin entender nada, alimentando la mente con los recursos poéticos y los fuegos de artificio de Gaiman, es una lectura muy recomendable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.