Ir al contenido principal

Lite Review: Ready Player One

Me recomendaron este libro hace ya unos 5 años cuando pensaba en la idea de escribir una novela con esta ambientación: un mundo virtual al que la gente se conecta y en el que goza de casi cualquier libertad, por fantástica que sea. Yo decidí abandonar el proyecto porque no acababa de convencerme la idea. Si la gente no se jugaba el pellejo real en las situaciones de peligro, ¿qué interés tenía para el lector? Para el escritor poco, eso seguro. No era una historia, sino mi visión de cómo sería un mundo virtual así, mis deseos plasmados en el papel. Hace más o menos un mes vi este libro de oferta en Kindle y me decidí a comprarlo para saciar por fin la curiosidad.

Título: Ready Player One
Autor: Ernest Cline




Esta obra es un homenaje enorme a los años 80 y la cultura pop. En especial a los juegos de rol y los videojuegos, por supuesto. La tarea de documentación debe de haber sido enorme. Los fanáticos de esta cultura urbana se sentirán como en casa al leerlo.

La premisa es sencilla. Una realidad virtual llamada OASIS a la que todo el mundo está conectado como un segundo hogar para huir de la ruina del mundo real; un creador muerto que ha escondido la llave de su fortuna en ella y lo anuncia a los cuatro vientos; un grupo de aficionados, Gunters, que trata de encontrar el huevo de pascua antes de que lo hagan los Sixers, empleados de una empresa malévola capitalista que quiere hacerse con el control de OASIS. Todos dan palos de ciego hasta que el joven Wade Watts, que ni siquiera ha terminado el instituto, irrumpe en escena al encontrar la primera llave que conduce al huevo de pascua.

No puedo decir que me haya gustado. Me ha resultado entretenido porque, como mucha gente, soy un poco friki e iba reconociendo ciertos guiños a lo largo de las páginas. Sin embargo, hablando del libro como obra literaria, es más bien mala. Los personajes se sienten poco profundos, en especial los Sixers y su líder; las escenas de tensión apenas logran mantenerla por unos segundos; hay capítulos enteros dedicados a describir OASIS y su funcionamiento de una forma anodina, cuando en realidad no son tan necesarios si uno tiene en cuenta el público objetivo; acotaciones que anticipan sucesos y rompen toda la intriga; el recurso fácil de la bomba como punto de giro de la trama... Pero, sobre todo, se aprecian ciertos cabos que quedan sueltos y uno no termina de saber por qué no se han atado de alguna manera que le hubiese dado un final más interesante.

El protagonista es poco creíble en general. Resulta muy seguro de sí mismo en situaciones que no debería, fuera de la realidad virtual, donde es un niño que podríamos calificar como pringado. Resultaría comprensible si esta transformación se produjera en posesión de su avatar de OASIS, con todo un surtido de poderes virtuales a su disposición. Pero cuando demuestra esta misma soberbia y prepotencia en carne y hueso... chirría.

Por otro lado, los antagonistas dan la sensación de ser enemigos aleatorios de cualquier videojuego. Todos iguales, sin personalidad, sin distinción... Es cierto que puede ser el efecto que buscaba el autor. No obstante, si distingue a su líder como alguien especial, uno se espera que tenga más motivaciones detrás, aparte de ser "el malo".

Las escenas de acción tampoco es que brillen en esta historia repleta de ellas. La descripción técnica de las acciones es rica en detrimento del dramatismo. Personalmente, me importa muy poco si el personaje selecciona la acción en un menú, pulsa un botón o hace un giro del joystic. Lo que me interesa es la consecuencia.

Por otro lado, el crecimiento de los personajes es nulo. Todos siguen siendo los mismos que al principio cuando termina la historia. Si decidís leerlo, llegaréis al final y descubriréis algo escondido en el huevo de pascua que podría haber dado un giro absoluto a los acontecimientos. Quién sabe por qué, el autor decidió dejarlo estar ahí sin aprovecharlo. La mejor ocasión para demostrar el crecimiento personal del protagonista tirada a la basura.

En conclusión, si os gustan la cultura de los años 80, los videojuegos y los juegos de rol, os entretendréis leyendo esta novela. Eso sí, no esperéis ninguna maravilla. No destaca por su calidad literaria ni por el desarrollo de tramas o personajes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos