Ir al contenido principal

Aires de portavoza

Esta semana nos hemos visto envueltos en una disputa al más alto nivel lingüístico a causa de las declaraciones de Irene Montero. Doy por hecho que todo el mundo sabe ya que la forma "portavozas" es inexistente en castellano, así que no voy a comentarlo más. Lo que pretendo con esta entrada es plasmar mis pensamientos sobre el uso reivindicativo del lenguaje y las consecuencias que puede acarrear.

Lo primero que hay que decir es que me parece lamentable que gente que se supone con un mínimo de cultura caiga en estas falacias. Portavoz no es masculino. Igual que no lo son miembro, juez ni concejal. Son formas neutras que sirven para ambos géneros. Me llama mucho la atención que, precisamente, se "feminicen" estas palabras cuando, aparte de ser un sin sentido, son la expresión más obvia de igualdad.

Aquí quiero resaltar que no es lo mismo decir "jugadores y jugadoras" que "miembros y miembras". En el primer caso, la expresión es léxicamente correcta, si bien sintácticamente redundante (imaginad leer un libro en el que cada vez que haya un plural te encontraras eso. ¡Qué horror!). En el segundo caso, la expresión es incorrecta. No existe "miembra" porque "miembro" es una palabra de género neutro (véase la séptima acepción en el diccionario de la RAE). Así que, aunque acabe en 'o', no es masculino. A mi modo de ver, decir "miembras" es puro postureo además de cacofónico, ya que no hay ninguna necesidad ni se reivindica nada con ello. El caso de "portavoza" es todavía más flagrante. "Voz" ya es femenino de por sí, así que añadirle una 'a' al final es directamente estúpido.

Todo esto sería una anécdota sin importancia si la inventora de esta nueva forma hubiera asumido que se trataba de un error. En su lugar, se reafirmó en su postura y lo asumió como una reivindicación. No contenta con esto, arremetió contra la RAE para terminar de hacer el ridículo. En conjunto, la reacción de una niña pequeña cuando le dicen que ha hecho algo mal y se revuelve, echándole la culpa a otro. Para colmo, algunas de sus compañeras de hemiciclo también defienden esta inconsistencia lingüística.

Esto es España. Es un país donde no solo se tiene que ser tonto para triunfar, también hay que demostrarlo. Lo lamento mucho por las mujeres. Si se trata de visibilizar sus problemas, con elementos así a la cabeza, lo mejor que les puede pasar es que nunca se lleguen a tomar en serio.

Lo bueno es que vivimos en la era de la información y cualquier mujer puede pegarles un tirón de orejas vía Twitter. Lo malo es que da la impresión de que muchas veces prevalece el hecho de ser mujer sobre el de hacer el ridículo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos