Ir al contenido principal

El Señor Frío

Os dejo aquí un relato que podría considerar algo así como un descarte. NO es que la idea fuese mala o esté horrible. Simplemente, me di cuenta de que no cumplía con los objetivos de la tarea que nos habían encargado en clase. Supongo que no tendréis mucha dificultad en saber en qué está inspirado.

El Señor Frío

Las pisadas del hombre tapaban el bullicio de la calle gracias al eco higiénico de las oficinas. No había ni un mueble. Madison & Weber, la empresa que las había ocupado hasta hacía tres días, se había llevado hasta los letreros de las puertas.

El hombre fue dejando puertas atrás hasta llegar a la última. Era la única que estaba cerrada con candado. Buscó en el bolsillo y sacó la llavecita que había encontrado en el sobre, adjunta a sus instrucciones y al generoso cheque. La cerradura chasqueó y el hombre accedió a un cuarto en penumbra, tan abandonado como el resto de la planta. Su teléfono móvil empezó a sonar justo en el momento en que se acercaba a la ventana, con las persianas bajadas. Número oculto.

—¿Sí? —Frunció el ceño. La voz al otro lado de la línea estaba absolutamente distorsionada—. Sí, soy yo. Usted debe de ser el Señor Frío.

El hombre estaba acostumbrado a que sus clientes no dieran nombres reales. El mundo que le rodeaba eran las cloacas de la ley. Cuanto menos supieran unos de otros, mejor para todos. Lo que más le extrañaba era que el Señor Frío no estuviera allí esperándole en persona.

—Sí, espere. —El hombre buscó a tientas el interruptor y se hizo la luz. Bajó la vista hacia un rincón—. Sí, lo veo. —Se acercó al maletín que el Señor Frío le había descrito mientras asentía con gruñidos—.

Sí, conozco el modelo. No hay problema.

El hombre abrió el maletín y se encontró las piezas que conformaban el arma. Dejó el teléfono en el suelo y empezó a montar el rifle con parsimonia funcionaria. Lo había hecho tantas veces… Encajaba una detrás de otra con la precisión de un cirujano. La culata, el cañón, el martillo… Lo último que colocó fue la mirilla. Miró a través de ella para asegurarse de que la lente estuviera en perfecto estado. Se apoyó contra la pared y recuperó el móvil.

—Listo. —El Señor Frío sonaba decepcionado y contrariado—. Disculpe, pero si le he resultado lento, haberlo hecho usted mismo. —Pensé que iba a colgarme. El silencio se prolongó más de lo que resulta cómodo—. ¿La ventana? Sí, espere. —Apagó la luz y se dirigió hasta ella. Escudriñó entre las rendijas antes de subir un palmo la persiana y abrir el cristal—. Ya está. ¿A quién?

El hombre se quedó perplejo al escuchar el nombre. Parpadeó y miró al aparato con desconfianza. ¿Le estaba tomando el pelo? Si no, el Señor Frío debía de estar loco. ¡Cómo se le ocurría! No era ni de lejos un negocio sencillo. Aun suponiendo que acertara el disparo, tendría a la CIA, el FBI, la NSA y los putos SWAT oliéndole el trasero en cuanto apretara el gatillo.

—¿Bromea? —El hombre apretó los dientes—. ¡No soy ningún cobarde, pero tampoco un suicida! Además, ¡esto no vale lo que ha pagado! —Puto loco—. No, el doble no. ¡Diez veces más al menos! ¡Qué demonios…! ¡Y un sueldo de por vida! —El hombre abrió los ojos de par en par. No daba crédito—. ¿Un coche? ¿A dos manzanas de aquí? Sí, entiendo. —Acariciaba el rifle con nerviosismo—. Está bien, Señor Frío. Lo haré. Pero… ¡como se atreva a joderme…!

El hombre guardó el móvil. Esa última risotada le había puesto los pelos de punta. «¡Idiota! ¡Céntrate! ¡Esto no es ningún juego!»

Se apostó junto a la ventana y asomó la punta del cañón, que relució al sol de la tarde con brillo asesino. La comitiva estaba a punto de llegar a la encrucijada. Podía ver el color de la ilusión de la gente. Apenas un minuto; dos como mucho. Inspiró hondo. Cargó el arma con una única bala mientras tarareaba «Highway to hell», su canción preferida. Puso el ojo en la mirilla y esperó a que su objetivo estuviera en el centro…

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.