Ir al contenido principal

El Señor Frío

Os dejo aquí un relato que podría considerar algo así como un descarte. NO es que la idea fuese mala o esté horrible. Simplemente, me di cuenta de que no cumplía con los objetivos de la tarea que nos habían encargado en clase. Supongo que no tendréis mucha dificultad en saber en qué está inspirado.

El Señor Frío

Las pisadas del hombre tapaban el bullicio de la calle gracias al eco higiénico de las oficinas. No había ni un mueble. Madison & Weber, la empresa que las había ocupado hasta hacía tres días, se había llevado hasta los letreros de las puertas.

El hombre fue dejando puertas atrás hasta llegar a la última. Era la única que estaba cerrada con candado. Buscó en el bolsillo y sacó la llavecita que había encontrado en el sobre, adjunta a sus instrucciones y al generoso cheque. La cerradura chasqueó y el hombre accedió a un cuarto en penumbra, tan abandonado como el resto de la planta. Su teléfono móvil empezó a sonar justo en el momento en que se acercaba a la ventana, con las persianas bajadas. Número oculto.

—¿Sí? —Frunció el ceño. La voz al otro lado de la línea estaba absolutamente distorsionada—. Sí, soy yo. Usted debe de ser el Señor Frío.

El hombre estaba acostumbrado a que sus clientes no dieran nombres reales. El mundo que le rodeaba eran las cloacas de la ley. Cuanto menos supieran unos de otros, mejor para todos. Lo que más le extrañaba era que el Señor Frío no estuviera allí esperándole en persona.

—Sí, espere. —El hombre buscó a tientas el interruptor y se hizo la luz. Bajó la vista hacia un rincón—. Sí, lo veo. —Se acercó al maletín que el Señor Frío le había descrito mientras asentía con gruñidos—.

Sí, conozco el modelo. No hay problema.

El hombre abrió el maletín y se encontró las piezas que conformaban el arma. Dejó el teléfono en el suelo y empezó a montar el rifle con parsimonia funcionaria. Lo había hecho tantas veces… Encajaba una detrás de otra con la precisión de un cirujano. La culata, el cañón, el martillo… Lo último que colocó fue la mirilla. Miró a través de ella para asegurarse de que la lente estuviera en perfecto estado. Se apoyó contra la pared y recuperó el móvil.

—Listo. —El Señor Frío sonaba decepcionado y contrariado—. Disculpe, pero si le he resultado lento, haberlo hecho usted mismo. —Pensé que iba a colgarme. El silencio se prolongó más de lo que resulta cómodo—. ¿La ventana? Sí, espere. —Apagó la luz y se dirigió hasta ella. Escudriñó entre las rendijas antes de subir un palmo la persiana y abrir el cristal—. Ya está. ¿A quién?

El hombre se quedó perplejo al escuchar el nombre. Parpadeó y miró al aparato con desconfianza. ¿Le estaba tomando el pelo? Si no, el Señor Frío debía de estar loco. ¡Cómo se le ocurría! No era ni de lejos un negocio sencillo. Aun suponiendo que acertara el disparo, tendría a la CIA, el FBI, la NSA y los putos SWAT oliéndole el trasero en cuanto apretara el gatillo.

—¿Bromea? —El hombre apretó los dientes—. ¡No soy ningún cobarde, pero tampoco un suicida! Además, ¡esto no vale lo que ha pagado! —Puto loco—. No, el doble no. ¡Diez veces más al menos! ¡Qué demonios…! ¡Y un sueldo de por vida! —El hombre abrió los ojos de par en par. No daba crédito—. ¿Un coche? ¿A dos manzanas de aquí? Sí, entiendo. —Acariciaba el rifle con nerviosismo—. Está bien, Señor Frío. Lo haré. Pero… ¡como se atreva a joderme…!

El hombre guardó el móvil. Esa última risotada le había puesto los pelos de punta. «¡Idiota! ¡Céntrate! ¡Esto no es ningún juego!»

Se apostó junto a la ventana y asomó la punta del cañón, que relució al sol de la tarde con brillo asesino. La comitiva estaba a punto de llegar a la encrucijada. Podía ver el color de la ilusión de la gente. Apenas un minuto; dos como mucho. Inspiró hondo. Cargó el arma con una única bala mientras tarareaba «Highway to hell», su canción preferida. Puso el ojo en la mirilla y esperó a que su objetivo estuviera en el centro…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado