Ir al contenido principal

La mirada aséptica

David nos encargó esta vez un relato para el que teníamos que inspirarnos en un par de cuadros de Edward Hopper. No cayó en la cuenta de que yo no los vería, pero bueno, esto es algo que le pasa a mucha gente, incluso la que me conoce desde hace años y tiene más confianza. Así que, decidí darle la vuelta a la tortilla. ¿Era necesario plasmar lo que me transmitían los cuadros o podía plasmar lo que me había transmitido la tarea en sí? Ese fue el germen de este micro, en el que trato el asunto con un poco de sorna. ¡Espero que lo disfrutéis!

La mirada aséptica

El arte era la vida para Edward. Me fascinaban sus gestos y sus muecas cuando se hallaba frente a un cuadro, el brillo de sus ojos… La pasión que desprendía daba movimiento y sentimiento a la obra ante mi mirada aséptica. Yo sonreía mientras él absorbía la esencia del cuadro a través de las manos. Palpaba cada centímetro de la superficie áspera, dibujando él mismo lo que veía como un aprendiz del maestro.

Tal vez era esa capacidad de ver lo invisible lo que me había enamorado de él. Yo era un lago en calma y Edward un torrente vivo, siempre cambiante. Me encantaba su forma de disfrutarla, aunque a veces me preocupaban los cauces por los que discurría su amor por la pintura.

—Es hora de irnos, Eddy —le dije. El reloj marcaba las tres menos diez—. El museo está a punto de cerrar.

—Sí, tienes razón, Steve. —Sus manos se desprendieron de la pared vacía con abatimiento—. Ojalá estuviera abierto las veinticuatro horas para mí… —Lo arropé con el brazo y tiré de él hacia la realidad.

—Créeme, no sería bueno…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado