Ir al contenido principal

La primera cena

Os traigo aquí otro relato que escribí para las clases. Debíamos narrar una escena utilizando un diálogo unidireccional por teléfono. El resto de la conversación debía poder intuirse por las respuestas dadas. La verdad es que me quedó muy cortito, pero fue lo primero que se me ocurrió.

La primera cena

El aroma vivo del sofrito se mezclaba con el tierno del cordero que se horneaba. Nicolás miró el reloj de la pared. Todavía tenía media hora. Todo estaría listo para cuando ella llegase.

El teléfono sonó. No era un número conocido. Decidió obviarlo. Aborrecía los acosos comerciales. Pasó de él, concentrado en la cena de cumpleaños, pero volvieron a llamar. ¡Qué pesados! Resopló y lo atendió sin dejar de darle vueltas al sofrito en la sartén.

—¿Sí? Sí, soy yo. —Se trataba de una mujer, pero la voz no le era familiar.

Buscó a toda prisa en su repertorio de excusas para tener que dejarla. Sin embargo, la atención de Nicolás se vio arrastrada al otro lado de la línea antes de poder interrumpirla. El estruendo de la campana resonaba lejano. Los oídos le tamborileaban y el estómago se le había puesto del revés. NO entendía lo que la otra persona le decía. No tenía sentido. Se quedó con los labios entreabiertos, mirando al infinito a través del delantal con el nombre bordado que colgaba de la pared.

—Sí, sigo aquí —confirmó—. Muchas gracias por avisar.

Colgó la llamada. El teléfono se le resbaló de las manos y se hizo añicos contra el suelo. Se desplomó con las dos manos sobre la encimera e intentó recuperar el aliento. La humareda del sofrito quemado le abrasó los pulmones y le incendió los ojos. En otras circunstancias se habría maldecido a sí mismo por ser tan descuidado, pero ya no importaba; ya no…

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.