Ir al contenido principal

La primera cena

Os traigo aquí otro relato que escribí para las clases. Debíamos narrar una escena utilizando un diálogo unidireccional por teléfono. El resto de la conversación debía poder intuirse por las respuestas dadas. La verdad es que me quedó muy cortito, pero fue lo primero que se me ocurrió.

La primera cena

El aroma vivo del sofrito se mezclaba con el tierno del cordero que se horneaba. Nicolás miró el reloj de la pared. Todavía tenía media hora. Todo estaría listo para cuando ella llegase.

El teléfono sonó. No era un número conocido. Decidió obviarlo. Aborrecía los acosos comerciales. Pasó de él, concentrado en la cena de cumpleaños, pero volvieron a llamar. ¡Qué pesados! Resopló y lo atendió sin dejar de darle vueltas al sofrito en la sartén.

—¿Sí? Sí, soy yo. —Se trataba de una mujer, pero la voz no le era familiar.

Buscó a toda prisa en su repertorio de excusas para tener que dejarla. Sin embargo, la atención de Nicolás se vio arrastrada al otro lado de la línea antes de poder interrumpirla. El estruendo de la campana resonaba lejano. Los oídos le tamborileaban y el estómago se le había puesto del revés. NO entendía lo que la otra persona le decía. No tenía sentido. Se quedó con los labios entreabiertos, mirando al infinito a través del delantal con el nombre bordado que colgaba de la pared.

—Sí, sigo aquí —confirmó—. Muchas gracias por avisar.

Colgó la llamada. El teléfono se le resbaló de las manos y se hizo añicos contra el suelo. Se desplomó con las dos manos sobre la encimera e intentó recuperar el aliento. La humareda del sofrito quemado le abrasó los pulmones y le incendió los ojos. En otras circunstancias se habría maldecido a sí mismo por ser tan descuidado, pero ya no importaba; ya no…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos