Ir al contenido principal

La frontera de las pesadillas

Hoy os traigo otra entrega de las peripecias de Nick. La acción se sitúa antes de los últimos relatos. No lo tenía escrito, pero me parecía una cosa importante que teníais que conocer. Así que lo he realizado especialmente para la ocasión. Espero que podáis sentir, aunque solo sea un poquito, lo que nosotros sentimos cuando jugamos esta parte hace ya algunos años..

La frontera de las pesadillas

La batalla en la frontera nos cambió a todos. Fuimos para rescatar a Victor de un trágico destino. Volvimos con la carga del horror en nuestras mentes. Un horror que se reproduciría cada día en nuestros sueños vacíos…

Uno cree que sabe lo que es la guerra. Lo ha visto en las películas, en las noticias, en los videojuegos… No, es mucho más que eso. El peligro constante. El miedo a perder a tus amigos. El pavor a dejar de existir. Y, aún así, la guerra de los condenados es mucho más cruda; insensible; inhumana…

Camarilla o Sabbat. Dos enemigos mortales. ¿Da igual la elección? HE visto cosas terribles como parte de la primera. Vástagos que tratan a los humanos como esclavos o activos. Incluso Alice… Sin embargo, es comprensible para mí. Las personas aspiran a dominar lo que les rodea. Así que, cuando uno está en la cúspide de la pirámide, es natural que trate con desdén a los que quedan debajo. Obedece a una lógica, por mucho que nos pueda repugnar.

En cambio,, el Sabbat está más compuesto de bestias inmundas que de personas. No esclavizan; matan. No someten; destruyen. Los mortales son solo comida, seres inferiores que no merecen ni ser tenidos en cuenta. Por eso, cuando se los combate, no se trata de una batalla, se convierte en una carnicería.

Eso fue lo que nos encontramos al llegar a la frontera de la corona de Estocolmo. Una idílica zona residencial entre arboledas convertida en un infierno. La confrontación iba a ser total. Sin cuartel. Sin piedad. No había población civil. No había sido evacuada con anterioridad.

Atravesamos la espesura para evitar el frente principal. Otros se encargaban de cubrirnos las espaldas. En cuanto salimos a campo abierto, nos encontramos con el primer horror. Tumbas que se abrían a nuestros pies. Hombres, mujeres y ancianos que abandonaban el abrazo de la tierra con los ojos inyectados en sangre y la boca inundada de gusanos. No nos atacaban por odio; solo por hambre. Ese hambre visceral, incontrolable, que nosotros estábamos acostumbrados a sufrir. En la guerra de los condenados, los muertos no se entierran; se levantan. Y lo más piadoso es devolverlos a su nicho sin pensarlo demasiado.

A las puertas del reformatorio encontramos el segundo horror. Lo que habían hecho con los muertos dejados atrás se antojaba ahora misericordioso. Engendros salidos de la mente más enferma intentaban cerrarnos el paso con sus jinetes no muertos a lomos. Esas criaturas no eran naturales ni sobrenaturales. Habían sido creadas a base de inocentes. Deformándolos. Combinándolos en retorcidas máquinas de matar carentes de voluntad propia. Me preguntaba si sufrirían. No parecía un estado agradable. Pero no teníamos mucho tiempo de pensar antes de que intentaran aplastarnos.

El tercer horror lo encontramos dentro del reformatorio. En el sótano, a lo largo del pasillo más tenebroso que haya pisado nunca, se esparcían los crucifijos. No, al contrario de lo que la gente cree, esa forma no nos afecta en absoluto. Sin embargo, estos no eran corrientes. Los chicos que vivían allí habían sido utilizados como material. Crucificados. Coronados con espinas. Vivos y mudos, nos atravesaban con miradas llenas de dolor. Fuimos piadosos. Los envolvimos con el tierno abrazo de la muerte que solo un vampiro puede otorgar. Un beso que succiona la vida en medio del éxtasis.

Más allá del comedor, donde nos enfrentamos a un trío de seres espantosos compuestos de sangre pura y viscosa, Constantine nos aguardaba. Él era el comandante de las fuerzas del Sabbat, el responsable de tanto horror. Justo castigo para chicos tan malos, decía. Nadie se merecía eso, por mucho que hubieran delinquido para estar allí.

Constantine era un verdadero monstruo en todos los sentidos. No solo tenía una mente retorcida. También retorció su propio cuerpo en una apariencia abominable. Su fuerza era brutal; su resistencia, férrea. Su sangre era ácida, un arma letal, y ni siquiera el fuego era capaz de doblegarlo. Fue una lucha desesperada. Jared e Ivy se jugaban el tipo con ataques frontales; Joanne haciendo uso de un lanzallamas artesanal; Kath realizaba acrobacias como solo una Toreador podría hacerlo, lanzando cuchilladas furibundas que habrían cortado el acero, y yo disparaba cartuchos de fósforo. Cinco contra uno y casi acaba con nosotros en un último ataque suicida que convirtió su cuerpo en una bomba. Porque el Sabbat no se retira. El fracaso no es una opción.

Destrozados por las duras pruebas que habíamos tenido que superar, encontramos el último horror que nos deparaba la noche. Un bebé succionando la sangre de una madre con los mismos pechos que una cerda. Al lado estaba el cuerpo inerte de Victor, controlado por la mente del hurón con el que se había intercambiado. Solo quedaba aquella pesadilla. Ivy y Kath sujetaron al niño. Yo le coloqué la pistola en la nuca. Cerré los ojos. Disparé. Disparé. Disparé. Volví a disparar… con la esperanza de que el ruido ahuyentara a las pesadillas de una vez…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado