Ir al contenido principal

Lite Review: A sangre fría

En las clases de escritura David Vicente nos ha puesto bastantes ejemplos de Truman Capote para explicarnos algunos conceptos. Tanta era la insistencia, que me despertó la curiosidad de conocer de primera mano su obra. Así decidí afrontar esta lectura de la que he sacado bastantes frutos. Acompañadme si queréis conocerla conmigo.

Título: A sangre fría
Autor: Truman Capote




Esta novela es la historia de un asesinato y la posterior investigación. Sin embargo, no tiene nada que ver con una novela policiaca al uso. Sabemos desde el principio quiénes son los asesinos, incluso antes de que cometan el crimen. Sabemos quiénes van a morir. Entonces, ¿qué misterio tiene?

A sangre fría nos cuenta todo lo que hay detrás de un asesino, al estilo de Arthur Conan Doyle en las segundas partes de sus libros sobre Holmes. No obstante, lo hace de una manera mucho más efectiva. Doyle separa el asesinato de los motivos y nos los cuenta a posteriori. Aquí conocemos a los asesinos a lo largo de toda la trama, pero ni siquiera son importantes los motivos. Los importantes son ellos.

Es absolutamente genial cómo Capote nos muestra la personalidad de cada uno de los criminales a través de infinidad de detalles bien escogidos. Cartas, conversaciones, testimonios... Cada una pinta un nuevo trazo del retrato y refuerza los anteriores. Dick y Perry brillan tanto que hasta carece de importancia que el resto de personajes sean planos y poco interesantes. Son reales, tangibles... gente que te podrías encontrar al otro lado de la esquina.

La trama no es nada del otro mundo. Ni siquiera considero que capte mi atención. No tiene apenas giros y los que hay son muy suaves. Aunque es algo que podría mejorarse, es verdad que va muy acorde al estilo realista periodístico de la obra y juega a favor del desarrollo de los dos asesinos. Poner demasiadas cosas inesperadas me habría llamado más la atención, pero también le habría restado algo de credibilidad. Aun así, mejorable.

Es en esa voz periodística donde reside parte del encanto de la obra. Aunque pueda hacerse tediosa a veces, plasma una fotografía fiel de los escenarios, de la gente... Además ayuda a realzar la frialdad y la distancia con la que se tratan estos asuntos en sedes judiciales y en los medios de comunicación.

Lo mejor de la novela es que te hace plantearte de verdad si Dick y Perry merecen morir en la horca. Sobre todo en el segundo caso, uno tiene la sensación durante todo el libro de que, aunque haya apretado el gatillo, no puede culparle por completo. Incluso cuando ambos han sido apresados y se enfrentan a la pena capital, no dejé de preguntarme en qué página se libraría Perry de la muerte. Y quizás no fuese tanto por las pistas que Capote iba dejando por el camino, sino por los deseos de que la cosa resultara así que me había provocado. Que la historia pueda provocarnos semejante conflicto ante la figura de un asesino despiadado es, simplemente, magistral.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado