Ir al contenido principal

Lite Review: A sangre fría

En las clases de escritura David Vicente nos ha puesto bastantes ejemplos de Truman Capote para explicarnos algunos conceptos. Tanta era la insistencia, que me despertó la curiosidad de conocer de primera mano su obra. Así decidí afrontar esta lectura de la que he sacado bastantes frutos. Acompañadme si queréis conocerla conmigo.

Título: A sangre fría
Autor: Truman Capote




Esta novela es la historia de un asesinato y la posterior investigación. Sin embargo, no tiene nada que ver con una novela policiaca al uso. Sabemos desde el principio quiénes son los asesinos, incluso antes de que cometan el crimen. Sabemos quiénes van a morir. Entonces, ¿qué misterio tiene?

A sangre fría nos cuenta todo lo que hay detrás de un asesino, al estilo de Arthur Conan Doyle en las segundas partes de sus libros sobre Holmes. No obstante, lo hace de una manera mucho más efectiva. Doyle separa el asesinato de los motivos y nos los cuenta a posteriori. Aquí conocemos a los asesinos a lo largo de toda la trama, pero ni siquiera son importantes los motivos. Los importantes son ellos.

Es absolutamente genial cómo Capote nos muestra la personalidad de cada uno de los criminales a través de infinidad de detalles bien escogidos. Cartas, conversaciones, testimonios... Cada una pinta un nuevo trazo del retrato y refuerza los anteriores. Dick y Perry brillan tanto que hasta carece de importancia que el resto de personajes sean planos y poco interesantes. Son reales, tangibles... gente que te podrías encontrar al otro lado de la esquina.

La trama no es nada del otro mundo. Ni siquiera considero que capte mi atención. No tiene apenas giros y los que hay son muy suaves. Aunque es algo que podría mejorarse, es verdad que va muy acorde al estilo realista periodístico de la obra y juega a favor del desarrollo de los dos asesinos. Poner demasiadas cosas inesperadas me habría llamado más la atención, pero también le habría restado algo de credibilidad. Aun así, mejorable.

Es en esa voz periodística donde reside parte del encanto de la obra. Aunque pueda hacerse tediosa a veces, plasma una fotografía fiel de los escenarios, de la gente... Además ayuda a realzar la frialdad y la distancia con la que se tratan estos asuntos en sedes judiciales y en los medios de comunicación.

Lo mejor de la novela es que te hace plantearte de verdad si Dick y Perry merecen morir en la horca. Sobre todo en el segundo caso, uno tiene la sensación durante todo el libro de que, aunque haya apretado el gatillo, no puede culparle por completo. Incluso cuando ambos han sido apresados y se enfrentan a la pena capital, no dejé de preguntarme en qué página se libraría Perry de la muerte. Y quizás no fuese tanto por las pistas que Capote iba dejando por el camino, sino por los deseos de que la cosa resultara así que me había provocado. Que la historia pueda provocarnos semejante conflicto ante la figura de un asesino despiadado es, simplemente, magistral.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.