Ir al contenido principal

Mariano Strange

Esta semana repetimos ejercicio, aunque esta vez se trataba de aplicar la literatura a una crónica política. La verdad es que no me ha quedado mal. Molaría ver cosas así en los periódicos. ¿A vosotros qué os parece?

Mariano Strange

Marvel nos ha deslumbrado en la última década con un elenco de superhéroes que los niños recitan de memoria y los mayores admiran con cierta nostalgia. Con Dr. Strange la compañía daba el salto al mundo mágico de su universo. Una magia que no era sino la utilización de la energía procedente de universos alternativos para obrar la fantasía.

Diez años después de que Iron Man irrumpiera en las pantallas de los cines con su traje futurista y su chulería identitaria, Mariano Rajoy pretende imitar al hechicero de la franquicia. Tranquilos, que no pretende sacar la energía de universos alternativos para subirnos la factura de la luz. Hasta la maldad tiene sus límites en el universo Marvel.

No, lo que quiere es mucho más sencillo. Aplacar la cólera de esas hordas de pensionistas que vagan por las calles en los últimos dos meses como salidos de The Walking Dead. ¿El motivo? Una subida pírrica de sus pagas. ¿El objetivo? Bueno, eso ya depende de a quién entreviste uno.

Sea como sea, los sindicatos han aprovechado la coyuntura para reivindicar el sistema de pensiones públicas. Unas pensiones que cada día baten récords en el peso que ejercen sobre las arcas del estado.

Nadie sabe muy bien cómo resolver este problema. Solo la solución ofrecida por Thanos se antoja definitiva y 100% eficaz, pero el gobierno tampoco dispone del Guantelete del Infinito.

Aun así, Rajoy necesitaba hacer frente a esta crisis. Entre otras cosas porque el PP tiene su mayor caladero de votos en la tercera edad; uno supone que las neuronas van perdiendo fuelle conforme se envejece. Inspirado en Stephen Strange, contraataca con una subida de las pensiones, suponemos que sacando el dinero de un universo alterno, como el héroe del cómic.

Tan brillante y original es la estrategia, que en Europa están igual de desconcertados que el resto. El gobierno ha recibido advertencias de la imposibilidad de la medida, pero este argumenta que será plausible gracias a los impuestos tecnológicos. Ninguna sorpresa. Ya hemos visto estas semanas que el Dr. Strange y Tony Stark no se llevan del todo bien…

Por desgracia para Rajoy, su proeza mística no ha sido suficiente para contentar a la tercera edad. No entienden de razones ni de superhéroes. No cuando se trata de cobrar la paga a final de mes. Es la misma ira que embarga a Hulk y que lo hace imparable. La misma que tambalea los cimientos del bloque electoral popular, que hasta ahora parecía hecho de vibranium.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado