Ir al contenido principal

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo. En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado.

Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he logrado vender apenas la mitad gracias a que tengo una familia muy grande. Eso y 3000 € menos en el bolsillo.

No digo que no haya que autoeditar. Eres libre de hacerlo si quieres. Solo ten en cuenta que el cliente siempre tiene la razón. Y en un negocio en el que la persona que asume el riesgo es el autor, no la editorial, ten por seguro que no te van a poner demasiadas pegas. Las justas y necesarias, como que la ortografía y la gramática esté más o menos decente. Pero eso no es literatura, es lengua castellana.



Por supuesto, también puedes recurrir a plataformas de autoedición online y físicas por demanda, como las que ofrece Kindle Direct Publishing. Tras una revisión por parte de algunos conocidos de confianza, estamos listos para publicar nuestro texto de forma gratuita. Cero riesgo para nosotros. Salvo por el hecho de que, una vez leído, nunca vuelvan a tomarnos en serio como escritores.

Hace poco me pasaban un libro publicado de esta manera. Le eché un vistazo gracias a la opción de vista previa que ofrece Amazon para los libros digitales. Con un par de capítulos me fue suficiente para darme cuenta de que no merecía la pena pagar por aquello, mucho menos cuando por el mismo precio podía disfrutar de obras maestras. Le coloqué una valoración de 2 sobre 5 porque, al fin y al cabo, he leído cosas peores convertidas en best seller.

Esta valoración me condujo a un debate intenso con la persona que me lo había recomendado. A ella le parecía que el esfuerzo que había realizado la autora merecía ser recompensado con una reseña positiva y buenas palabras. Pero, ¿de qué sirve esto? ¿No es la misma trampa de la respuesta "respetuosa" de las editoriales? Os aseguro que me hubiera gustado que la gente hubiera criticado ferozmente mi novela autoeditada, que no me hubieran dejado publicar algo con un sin fin de errores. En aquel momento me sentí muy lleno al creer que daba el primer paso por el camino de la gloria literaria. Hoy sé que acababa de meter el pie en una ciénaga ponzoñosa.

Sí, soy despiadado, sádico y no tengo ninguna clase de empatía. Pero también soy honesto y tengo respeto por las personas. Tengo el valor de mirarles a la cara y decirles lo que hay, en vez de tratarlas como a niños y darles palmaditas condescendientes en la espalda. Porque sí, esta moda de no decirle a los demás que hacen las cosas mal, que así nunca van a llegar a cumplir con sus sueños, ¿sirve de algo más que para engañarlas? Si de verdad quieres a alguien, si de verdad lo aprecias, ¿no es mejor cogerle del brazo y tirar con todas tus fuerzas antes de que salte al vacío en busca del mundo del arcoiris?

No solo le hacemos un flaco favor a esa gente al mentirle, también a la literatura. Relatos que merecen la pena quedan sepultados en toneladas de basura. Lectores ávidos han de resignarse a ver reducidos los estándares de calidad. La visión crítica desaparece y todo vale, hasta el punto de que todo un premio Planeta asegure que lo importante para escribir un libro es una buena historia. Que no os engañen: lo más importante es la forma de contarla. Los chistes son siempre iguales, pero, por desgracia para mí, Dios no me ha dado la misma gracia para contarlos que a otros, y puedo aseguraros que se nota la diferencia. Por muy original que te parezca tu historia, ten en cuenta que hay muchos libros y seguro que alguien ya la ha contado, aunque tengas que cambiar magos por ángeles y un dragón por un demmonio.

Los escritores no somos niños. No queremos vuestra condescendencia. Queremos que nos critiquéis a muerte, que nos ayudéis a mejorar, porque de los errores se aprende. Y, si por un casual, te consideras escritor y prefieres vivir cómodo en la nube de la adulación... Bueno, igual no tienes lo que hace falta para triunfar en la literatura. Ni en la literatura, ni en ninguna otra cosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos

El voto

Un voto…. ¡Un miserable voto…! Me dolía la mandíbula de tanto apretarla. Llevábamos meses negociando la reforma. Un golpe de mano magistral en la última semana para sacarla adelante. Y, de repente, ¡todo se había ido a la…! ¡Prrfff…! Plonk. ¡Ay, al fin! Me acaricié el vientre con alivio. Siempre me pasaba. Cuando llevaba mucho estrés en los pantalones el culo se me cerraba como si me lo hubieran sellado con silicona. Se quedaba ahí, ni para adelante, ni para atrás. Tener que hacerlo en los baños del congreso tampoco ayudaba, sobre todo sabiendo que un escolta uniformado con gafas de sol me esperaba al otro lado de la puerta del cubículo con una cara de póker bien ensayada. En fin. Tendría que encargarle una dosis extra de bífidus diaria al cocinero. Esto de la geometría variable amenazaba con estrangularme el intestino. Miré el reloj. ¡Las 10:23! La sesión estaba a punto de empezar. Me limpié el culo a toda prisa y me subí los pantalones. Para cuando abrí la puerta, ya había recuperado