Ir al contenido principal

Moisés, Newton y las elecciones andaluzas

Nadie se esperaba el resultado de las elecciones andaluzas, pero, visto a posteriori, ¿cabía esperar otro resultado? La política muere donde nace la radicalidad. Ese parlamento, donde se supone que los representantes de la gente deben debatir y llegar a acuerdos, pierde cualquier sentido en cuanto unos y otros se desprecian, se insultan y, a veces, hasta se escupen.



Miles de andaluces se han pasado de la Biblia al diccionario. No puedo culparlos. Los cuarenta años de travesía por el desierto en busca de la tierra prometida son difíciles de soportar. La eterna búsqueda de una Andalucía mejor ya no es suficiente, y apelar a la fe no basta en estos tiempos de fieles descreídos.

Lo más sorprendente quizás es la fuerza con la que Vox ha entrado en escena. En Twitter no dejo de leer comentarios poco amables hacia el electorado andaluz. Sin embargo, me parece que la responsabilidad de haber creado y alimentado al monstruo es compartida entre más de los que se piensa.

“Actioni contrariam semper & æqualem esse reactionem: sive corporum duorum actiones in se mutuo semper esse æquales & in partes contrarias dirigi.” Esta es la tercera ley de Newton, que traducida al español dice: Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: quiere decir que las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en sentido opuesto.

Este postulado de la física mecanicista se aplica también en la sociedad. Cuando surgen movimientos de cambio, deben surgir también movimientos de resistencia a ese cambio. Y cuanto más fuertes sean unos, más lo serán los otros. Es la misma idea planteada en The Matrix entre la existencia de Neo y Smith, y la misma que introdujo Ryan Johnson en el episodio VIII de Star Wars entre el lado oscuro y el luminoso. Cuanto más fuerte sea la luz, más alargada será la sombra.

Si a eso le unimos una estrategia nefasta, tenemos el cóctel perfecto. No soy un experto politólogo ni pretendo serlo. No obstante, crear guetos ideológicos es una forma estupenda de unir a quienes estaban disgregados. Si la máxima de la victoria es «divide y vencerás», la actitud censora, reprobadora y agresiva hacia ciertos sectores solo puede conducir a apretar las filas de quien se siente atacado. Es el plato del que ha comido Podemos durante años, y ahora la extrema derecha también se sienta a esa mesa.

Por último, falta añadir el factor de los falsos conversos. Gente que emplea el voto como castigo en el síndrome del adolescente rebelde. Si mamá te dice que algo es malo y que nunca, jamás de los jamases, debes probarlo, lo más probable es que te tomes dos tazas en mitad de un cabreo. Si otras fuerzas no hubieran focalizado tanto en el peligro de que Vox irrumpiera en las instituciones, es posible que ni siquiera hubieran llegado a conseguir un escaño.

Solo queda esperar que los políticos aprendan la lección Pero, sinceramente, eso conlleva tener más fe de la que los andaluces han podido acarrear hasta ahora. Y en eso son los reyes…

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Real Madrid hace arder el cosmos

Era la década de los 80. La era de la quinta del buitre. Noche a noche, remontada a remontada, se construían los cimientos de aquello que Valdano llama el miedo escénico. Esas epopeyas que se transmiten todavía hoy de padres a hijos entre el madridismo. Los gritos de la afición se convertían en energía para los jugadores. Energía para un terremoto que demolía las torres más altas del continente. Por desgracia, aunque el Real Madrid se postulaba como candidato a ganar la Copa de Europa, el sueño no llegó a materializarse. Pero los ecos quedaron resonando en los vomitorios, en las gradas, en el túnel de vestuarios... Fantasmas que reposan en paz hasta que sienten la llamada. Espíritus que se levantan como el jugador número doce cuando la situación lo amerita. Almas imperecederas que se honran cada partido en el minuto siete y que, como los Muertos de el Sagrario en El Señor de los Anillos , esperan el momento de saldar la deuda que contrajeron en su momento. Cumplir el juramento que no p

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente. Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo. Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

Escribir con Git I: Commit, log y revert

Mantener nuestros documentos controlados es fundamental a la hora de acometer cualquier trabajo. Da igual si se trata de escribir cuentos, novelas, tesis doctorales... En algún momento, nuestros documentos empezarán a bifurcarse, ya sea en diferentes versiones de borrador, ya sea en experimentos para avanzar en la historia. La forma más simple de acometer esta labor es generando diferentes versiones de nuestros documentos. Sin embargo, esto requiere de un proceso manual. Es más, es posible que no recordemos en qué versión hicimos cierto cambio si sólo las diferenciamos de forma numérica. Por ese motivo, he estado investigando cómo aplicar Git, un sistema de control de versiones muy utilizado en desarrollo software, para escribir. En este tutorial os enseñaré las facilidades que nos ofrece y os compartiré un trabajo que he realizado para facilitarnos la vida.