Ir al contenido principal

Hola, me llamo Javier y soy abstinente

Hola, me llamo Javier, tengo veintinueve años y soy abstinente.

Desde que tengo derecho al voto, he vivido tres elecciones generales; cuatro si contamos la repetición de las últimas. En las primeras, 2008, voté a ZP. No parecía que lo hiciera mal. Luego decidí abstenerme como muchos que no veíamos una opción buena. El hartazgo cristalizó en el 15M, nuevas formaciones y soplos de aire fresco para la política. Me decanté por votar a C’s y me sentí defraudado cuando hubo que repetir. ME planteé de verdad no regresar a las urnas, pero al final decidí hacerlo.

Hoy, en 2019, vuelvo a la abstención.

No quiero un país polarizado. No quiero un país clientelar. No creo que ninguna de las propuestas vaya a resolver los problemas que afrontan; si acaso, los agravarán. Así que, ¿por qué narices tengo que votar a nadie?

Porque mira lo que viene.

Ya lo veo. ¿Y qué? ¿Tengo que aprobarte a ti con un tres porque aquel de allí ha sacado un cero? No me da la gana. No lo veo justo. No voy a premiar la mediocridad para que siga medrando en las instituciones. Si existen cosas así, es por su culpa, por no haber podido llegar ni al aprobado raspado. Lo de hacer las tareas el último día o decir que el perro se ha comido los deberes no cuela.

Entonces no tendrás derecho a protestar cuando lleguen.

No lo has entendido en absoluto. Ninguno de los candidatos me convence lo más mínimo. No quiero que gobierne ninguno, pero eso no es posible. Así que, me da igual quién salga elegido. No voy a protestar ni quejarme porque quiera que gobierne otro. En todo caso, me quejaré y protestaré por lo mal que lo haga, que es precisamente por lo que no voy a votar.

Esta es mi opción: vivir mi vida a pesar de los políticos. Sé que no es lo mainstream; que ahora todo el mundo vive y twitea en función de la política; que no puedes entrar en tu timeline sin adentrarte por un campo entero de asteroides propagandísticos. ¿Qué queréis que os diga? Estáis en vuestro derecho, pero no sé si merece la pena ser un enfado con patas permanentemente.

¿Y a ellos? Pues que intenten por lo menos llegar al cinco, aunque nos iría mucho mejor si pudiéramos ponerles un notable o sobresaliente. Entonces me plantearé dejar esta maldita droga de la abstención. Hasta entonces… ponme otro chute.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No somos niños, no queremos vuestra condescendencia

Esta semana os compartía en las redes el último artículo de David Vicente en Zenda, El emperador va desnudo . En él, el escritor hacía una crítica sobre la gente que aspira a publicar sin haberse formado, leído, lo suficiente para que sus textos alcancen una calidad aceptable. Las editoriales se ven en el compromiso de responder con "respeto" a estas personas y achacan el rechazo a "intereses editoriales". Hoy me despertaba con un artículo de Javier Rodríguez, entrañable librero sin pelos en la lengua, en el que nos narraba una esperpéntica visita de un autor autoeditado . Sí, yo también recurrí a la autoedición con mi primera publicación. Me creí todo eso de que, por muy buena que sea tu novela, nadie va a publicar a un autor novel. ¿Y cómo no iba a creérmelo? Mis amigos me decían que les encantaba, la editorial de autopublicación me aseguró que no necesitaba ninguna corrección... ¿El resultado? 300 ejemplares que hoy sé plagados de errores y de los cuales he log

El espacio que ocupa el braille

¡Hola! Después de un montón de tiempo, os dejo por aquí algo nuevo que llevaros al sillón de lectura. En esta ocasión, es un relato que presenté al concurso europeo de redacción sobre el braille. El formato era libre y, como no podía ser de otra forma, yo me decanté por la narrativa. Es un pequeño cuento que he escrito con mucho cariño. Espero que os guste. El espacio que ocupa el braille Cierro la última caja sin decidir todavía cuál será su destino y la apilo junto a las otras. La pared está cubierta por ellas. La habitación rezuma el aroma relajante de los libros nuevos. He cuidado muy bien todas esas hojas llenas de puntos, como todo lo que tengo. Las miro, quieta como un clavo. Una lágrima se me escurre por la mejilla. —¿Has terminado? —Casi. Mi chico me da un apretón cariñoso en el hombro. Sonrío. Se va. Pronto viviremos juntos. El estómago se me encoge de las ganas. Llevamos esperándolo mucho tiempo. Lo que aún no tengo claro es si ellos vendrán conmigo. Ocupan demasiado. Hemos